Trump repite queja de que leyes de inmigración de EEUU “son las peores del mundo”

Trump invitó a una cena a cinco gobernadores republicanos que aplauden su combate contra la inmigración ilegal
Trump repite queja de que leyes de inmigración de EEUU “son las peores del mundo”
Trump y su gobierno amenazó con mano dura contra los integrantes de la caravana migrante
Foto: SANDY HUFFAKER / AFP/Getty Images

WASHINGTON— El presidente Donald Trump reiteró este lunes su queja de que las leyes de inmigración de EEUU “son las peores del mundo” y no frenan la inmigración ilegal, durante una cena con cinco gobernadores republicanos que aplauden su combate contra los inmigrantes indocumentados.

“Tenemos leyes que son las peores de cualquier parte del mundo, en lo que refiere a impedir que la gente entre al país”, afirmó Trump quien, no obstante, dijo que el número de cruces ilegales bajó en un 40% desde que él asumió el poder.

Según Trump, esos cruces ilegales siguen ocurriendo porque el Congreso no ha fortalecido las “horribles” leyes contra la inmigración ilegal, y porque los demócratas tienen un historial “terrible” respecto a la seguridad fronteriza.

Asimismo, Trump pidió que el Congreso apruebe más fondos para la construcción de su prometido muro fronterizo porque, a su juicio, no basta con los $1,600 millones que aprobó para el año fiscal en curso.

La cena se llevó a cabo en víspera de una audiencia en el Congreso con los principales líderes de las agencias de Inmigración del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para analizar formas de frenar las “caravanas de inmigrantes” que cada año atraviesan México en busca de refugio en EEUU.

Trump repitió también su solicitud de poner fin a la práctica de “atrapar y soltar” a los inmigrantes indocumentados que son detenidos por la Patrulla Fronteriza y que son sometidos a un trámite de deportación.

Las leyes de EEUU garantizan el acceso al debido proceso, pero la Administración Trump lleva meses afirmando que los traficantes de personas y los propios inmigrantes indocumentados aprovechan las “lagunas legales” para entrar ilegalmente al país.

Trump invitó a la cena a los gobernadores republicanos, Asa Hutchingson, de Arkansas; Doug Ducey, de Arizona; Phil Bryant, de Mississippi; Susana Martínez, de Nuevo México, y Henry McMaster, de Carolina del Sur.

Horas antes de la cena, Trump apoyó la reelección de Hutchinson y lo describió como  “el gran gobernador de Arkansas” en víspera de un proceso de primarias en su estado.

La prensa que cubre a la Casa Blanca solo tuvo acceso a las declaraciones de Trump al inicio de la cena en el Salón Azul, que contó con la participación de la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, el jefe de Gabinete, John Kelly, y el secretario de Energía y exgobernador de Texas, Rick Perry.

Los gobernadores aprovecharon su turno para elogiar a Trump y su compromiso con sus promesas electorales de 2016. Martínez, en particular, le agradeció la “compasión” que ha demostrado con los “DACAmentados” que “no tuvieron opción” al ingresar ilegalmente a EEUU.

Trump desmanteló el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, que amparó de la deportación de cerca de 800,000 jóvenes indocumentados, pero sendos tribunales le han exigido reactivarlo para la renovación de permisos.

Trump no respondió a preguntas de la prensa sobre su reunión con el subfiscal general, Rod Rosenstein, y su pedido para que el Departamento de Justicia investigue las tácticas del FBI que ahora investiga la trama rusa en las elecciones de 2016.

Alrededor de la web