Líderes demócratas, activistas e inmigrantes exigen cese de separación de familias en la frontera

Trump seguirá separando familias en la frontera para disuadir la emigración ilegal de Centroamérica

Las separación de familias es una preocupación de activistas defensores de inmigrantes.
Las separación de familias es una preocupación de activistas defensores de inmigrantes.
Foto: John Moore / Getty Images

WASHINGTON— Líderes demócratas del Congreso, activistas y familias inmigrantes exigieron este miércoles el cese de la separación de familias, mientras el presidente Donald Trump afirmó que los menores no acompañados “no son inocentes” y pidió frenar la emigración ilegal desde Centroamérica.

Con el Capitolio a sus espaldas, la líder de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, calificó a Trump como el presidente republicano “más antifamilia” en la historia moderna.

Por su parte, la senadora demócrata por California, Kamala Harris, abogó por la aprobación de una legislación que presentó recientemente junto con la congresista Pramila Jayapal para imponer una moratoria en la expansión de centros de detención de familias, y aumentar la supervisión de las actividades de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

Esta Administración claramente ha decidido que va a atacar a las mujeres, los niños y sus familias… aquí esto se trata de nuestros niños y familias, y si seremos un gobierno compasivo o cruel“, dijo Harris.

Isabel Solís, una activista de San Diego (California) con el grupo “Moms Rising”, dijo que la idea de la protesta fue poner rostro humano a la crisis en la frontera sur, y presionar para que el Congreso adopte leyes “más humanas”.  Su hermana embarazada había sido detenida brevemente y ahora debe acudir a citas con ICE mientras procesa una visa legal.

El mes pasado, un informe del diario “The New York Times” dijo que más de 700 niños han sido separados de sus padres desde octubre de 2017, incluyendo a más de un centenar de niños menores de cuatro años de edad.

Las autoridades del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) han dicho que quienes tienen casos de asilo legítimos deben presentarse por los puertos de entrada legales, o de lo contrario quedarán sujetos a la detención y deportación.

Xochitl Oseguera, otra activista de “Moms Rising”, explicó que la mayoría de los inmigrantes huye de la violencia en sus países y viene a EEUU en busca de protección, por lo que, a su juicio, da igual por dónde entren al país.

La Administración Trump ha declarado una política de “cero tolerancia” contra los cruces ilegales, y ve la detención de niños no acompañados y la separación de familias como un mal necesario. También quiere que el Congreso elimine las “lagunas legales” que, a su juicio, aprovechan los inmigrantes y los traficantes de personas para entrar ilegalmente y cometer fraude migratorio.

En ese sentido, Trump dijo durante una mesa redonda sobre inmigración en Nueva York que el continuo flujo de niños no acompañados en la frontera sur aumenta el riesgo de más crímenes de pandillas.

“Tenemos las peores leyes de inmigración de cualquier país, en cualquier parte del mundo… (los inmigrantes) han aprovechado los resquicios en nuestras leyes para entrar al país como niños no acompañados. Se ven inocentes, pero no son inocentes”, afirmó Trump en el “Morrelly Homeland Security Center”, de Long Island.

Sin embargo, durante una audiencia en un subcomité del Senado sobre la protección de menores no acompañados, la senadora demócrata por California, Dianne Feinstein, afirmó que lo que Trump llamó “lagunas legales” son protecciones que las leyes confieren a toda persona que huye de la violencia y persecución.

Las leyes en vigor “no son lagunas legales, son leyes que aprobó el Congreso para responder a las injusticias registradas contra niños en nuestro sistema migratorio, especialmente la incapacidad del gobierno de tratarlos de forma humana durante décadas”, dijo Feinstein.

El senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez, afirmó que la Administración se equivoca al equiparar a todos los inmigrantes con criminales, y los niños no acompañados no merecen la etiqueta de “criminales”

En señal de protesta por las prácticas del DHS contra los inmigrantes, líderes religiosos, activistas y madres inmigrantes depositaron ositos de peluche en varios asientos para llamar la atención sobre el daño de la política migratoria en los niños, y abandonaron la sala en fila india.

Activistas depositaron ositos de peluche en una sala de audiencias del Senado para destacar el impacto de las políticas migratorias en los niños. Foto: María Peña/Impremedia