Jueces de inmigración: “Nuestras decisiones pueden perder toda credibilidad”

Líderes del sindicato de jueces insisten en lograr excepciones a las cuotas de casos que les impone el procurador Jeff Sessions, piden independencia judicial y dicen que decisión del procurador sobre asilo "hará más lentas las cosas"
Jueces de inmigración: “Nuestras decisiones pueden perder toda credibilidad”
La jueza Dana Leigh Marks, presidenta emérita de la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, teme las consecuencias de los manejos políticos de Sessions (Foto : Archivo)
Foto: María Peña / Impremedia

Líderes del sindicato de jueces de inmigración se sienten obligados a luchar por modificaciones en las cuotas de trabajo impuestas por el procurador  Jeff Sesssions porque, dijeron, ese sistema de justicia puede perder toda credibilidad si actúa en forma política o acelerada.

“Los jueces de inmigración quieren estar seguros de que el derecho a un proceso debido se proteja”, dijo Dana Marks, presidenta emérita del sindicato de estos juristas, también conocido como “Asociación de Jueces Migratorios”.

“Es totalmente injusto que nos pongan en la posición en que nuestra integridad se pone en juego”, agregó Marks, quien es jueza migratoria en San Francisco pero habla únicamente en nombre del sindicato. “Nadie quiere que un procesado sienta que le negamos posponer una audiencia o que tomamos una decisión personal porque estamos apurados”.

La tensión entre el gremio de juristas migratorios y el procurador Jeff Sessions fue evidente esta semana, cuando el alto funcionario insistió en sus cuotas de 700 casos por año, aún cuando el sindicato y la Oficina Ejecutiva de Revisiones de Inmigración (EIOR) están negociando detalles.

El lunes, Sessions dio un discurso frente a jueces de inmigración, instándolos a “terminar con la anarquía y ser productivos” en su manejo de los casos.

“El volumen es crítico, simplemente lo es, les pedimos que evalúen sus procesos y que cada uno de ustedes complete al menos 700 casos por año. Eso es más o menos el promedio”, dijo Sessions.

No es nuevo que Sessions haya impuesto, por primera vez en la historia de este país, una cuota para acelerar los casos que manejan los 335 magistrados de inmigración, pero la insistencia en la cuota sorprendió a los líderes del sindicato de jueces.

Tanto Marks como la actual presidenta de la asociación, la jueza Ashley Tabbador, se mostraron sorprendidas con las declaraciones de Sessions.  Ambas dieron una declaración conjunta ese mismo día expresando “frustración”.

“Tal parece que nuestras preocupaciones no van a ser tomadas con seriedad”, dijeron.

En una entrevista después de estos eventos, Marks explicó que las cuotas y la aceleración de casos puede no sólo hacer que se pierda confianza en el trabajo de los jueces, sino que terminará por atascar aún más las cortes, agobiadas por más de 700,000 casos.

Decisión de asilo resultará en caos y largas peleas legales

La magistrada también fue crítica de la decisión de Sessions en un caso de asilo, en el que el funcionario esencialmente revirtió las decisiones del tribunal de apelaciones migratorio para excluir a víctimas de violencia doméstica y otras víctimas de violencia de la posibilidad de asilo.

“Es muy irónico que en este momento, en el que tenemos un sistema de cortes que lucha por avanzar y tiene un rezago tan grande, se busque añadir más incertidumbre”, dijo Marks. “Esto se va a litigar en los diferentes circuitos, no te quepa duda. Entretanto, tendremos que negar casos porque nos lo ordena el procurador”.

“Esto solo va a frenar el ritmo de los casos, no acelerarlos, ya que serán litigados a varios otros niveles”, apuntó Marks.

Marks indicó que algunos están de acuerdo con la decisión de Sessions de tomar este caso y cambiar el precedente legal unilateralmente, pero buena parte “no considera que es consistente con las leyes aprobadas por el Congreso”.

En cuanto a las cuotas, anteriormente el sindicato solamente había aceptado medidas de calidad y no de cantidad en la supervisión de los jueces migratorios.  Lo que tratan de hacer en las negociaciones con EIOR y el Departamento de Justicia es lograr “algunas excepciones” para retrasos que estén fuera del control de los jueces.

Alrededor de la web