Conservadores latinos que apoyaron a Trump buscan distanciarse y borrar su anterior entusiasmo

El tema de la separación familiar está marcando un abismo cada vez más grande entre el presidente y los latinos republicanos que en algún momento lo apoyaron. Otros aseguran que Trump nunca los tomó en cuenta.
Conservadores latinos que apoyaron a Trump buscan distanciarse y borrar su anterior entusiasmo
Trump tenía un grupo de "asesores hispanos" que luego eliminó tras críticas en torno a sus posturas sobre inmigración.
Foto: NICHOLAS KAMM / AFP/Getty Images

Vivimos un momento sin precedentes...

La crisis causada por el coronavirus nos ha puesto en pocos días en una situación que nadie podía imaginar. La amenaza a la salud de todos debe ser nuestra primera preocupación. Y después, las consecuencias sociales y económicas que ya están golpeando duramente a nuestra comunidad. Pero nuestro compromiso contigo y con todos nuestros lectores es más firme que nunca. Queremos informarte y ayudarte a tomar decisiones en tu día a día.

Producir este contenido que estás leyendo cuesta dinero.
El dinero que permite que los escritores, editores y demás personal de La Opinión puedan mantener a sus familias.
Nosotros no cerramos nuestro contenido como hacen otros medios, porque queremos que todos puedan leerlo, también aquéllos que no puedan pagar una suscripción.

Pero sí pedimos a quienes puedan colaborar con nosotros que nos ayuden. Sólo toma un minuto y puedes aportar tan poco como $3.5 por mes (Sí, leíste bien SOLO $3.5 por mes). Hará un gran diferencia.

Aún para comprometidos republicanos como Jacob Monty, un abogado de inmigración de Houston, Texas, que fue parte de un difunto “grupo de asesores hispanos de Trump”, las imágenes y sonidos de la separación familiar en la frontera han sido demasiado.

“Yo nunca fui un partidario de Donald Trump”, dijo Monty a La Opinión esta semana. “Inicialmente estaba con Jeb Bush y luego con Marco Rubio, aunque luego lo apoyé porque pensé que él tendría la influencia sobre los grupos anti inmigrantes para hacer una reforma migratoria”.

Cuando Trump se convirtió en el candidato republicano, Monty escribió un artículo en el cual le daba su apoyo al entonces candidato: “Un argumento latino en favor de Donald Trump” (A Latino´s Case for Donald Trump).

Después de esto, Monty formó parte de un grupo de latinos que se reunió con Trump en alguna ocasión y que ayudó a recabar fondos para el candidato pero que según observadores de la política latina, nunca tuvo ninguna influencia.

“Trump nunca vio a este grupo como un grupo de líderes y varias veces sus asesores aclararon que Trump simplemente escuchaba a todo el mundo y que estos no asesoraban ningún tipo de política“, dijo Melissa Salas Blair, una estratega de campañas que solía militar en el partido republicano de Texas con Monty y otros del grupo.

“La realidad es que ellos no son líderes de nada”, agregó Salas, quien dejó de militar en el partido debido a las tendencias anti inmigrantes del mismo en los últimos años, aunque simpatizó -y asesoró- la campaña de Rubio.

“Ellos pusieron a Trump y al partido primero y a la comunidad segundo, todo lo que hacían era sacarse fotos con él. Trump nos dijo lo que iba a hacer el día que lanzó su campaña.”, agregó la estratega, quien ahora vive en Atlanta, Georgia y nunca apoyó a Trump.

Pero ahora Monty, quien es un abogado de inmigración -cuyo negocio va viento en popa, según él mismo comentó-  está haciendo lo posible para separarse de Trump. “Muchos republicanos  texanos están preocupados”, dijo el ex asesor.

En septiembre de 2016, dos meses antes de las elecciones, Monty renunció al grupo de asesores de Trump , un famoso “Hispanic Advisory Board” que eventualmente fue eliminado.

Todo ocurrió después del discurso de Arizona, en el que el entonces candidato Trump presentó su línea más dura sobre inmigración. “El plan de inmigración que nos había prometido, él y yo hablamos de una reforma migratoria que tenía que ocurrir después de controlar las fronteras, ese plan se había convertido en un plan de deportación masiva”, apuntó Monty.

Montey renunció al grupo, pero después de las elecciones volvió a apoyar a Trump, tal y como lo refleja una entrevista radial que dio a The Blaze, un medio de derecha en el que el ex asesor de Trump aseguró que ahora estaba de nuevo apoyando al presidente.

“Su plan migratorio fue una desilusión para mí, pero estoy contento de que hayamos ganado como republicanos y es mi presidente “, dijo Monty entonces, quien dijo que la “izquierda” era hipócrita al criticar la selección del ultra derechista Steve Bannon como asesor de la Casa Blanca.

“La izquierda siempre usa el tema racial y lo acusaron de ser un extremista, lo cual es hipócrita”, dijo Monty en ese entonces.

Pero ahora, el abogado migratorio dice que Trump y su gobierno está usando a los latinos como “chivos expiatorios”.

Monty explica que pensó que Trump podría impulsar una reforma migratoria, pero que “realmente nos engañaron”.

“Cuando escuché que llamaba animales a los inmigrantes, que todos son criminales yo pensé que aparte del traje y las botas caras que yo llevo, soy igualito a esos indocumentados”, agregó.

Su ex colega Salas Blair, sin embargo, dijo que muchos de los latinos republicanos que apoyaron a Trump ahora están tratando de poner buena cara ante la comunidad, cuando antes “la pusieron por debajo de Trump y del partido”.

“Solo hay que mirar a quien puso en control: Stephen Miller, Steve Bannon, Jeff Sessions”, dijo Salas. “¿Cómo fue que estos líderes no se dieron cuenta de lo que pasaba? Trump jamás haría esto con líderes negros, porque ellos lo presionan duro.  Estos no son líderes latinos sin oportunistas”.

Agregó Salas que “para que nos hayan engañado tendrían que habernos prometido algo. Nunca fue así”.