Profesionistas, taxistas, políticas, amas de casa… así mueren mujeres en Guerrero

Guerrero registra casi 600 feminicidios en los últimos tres años, según reporte de ONG

Registran casi 600 asesinatos de mujeres en el estado de Guerrero en 3 años.
Registran casi 600 asesinatos de mujeres en el estado de Guerrero en 3 años.
Foto: RONALDO SCHEMIDT/AFP/Getty Images

MÉXICO – Los hombres armados  no querían matar a la mujer a bordo del coche. La interceptaron mientras conducía, la bajaron, la pusieron en medio de la avenida Lázaro Cárdenas, en las inmediaciones de la plazoleta Unidos por Guerrero y del parque Pezuapa, en pleno centro de Chilpancingo, la capital del estado de Guerrero y ahí le metieron una descarga de cinco balazos calibre 45.

La víctima no tenía más de 18 años cuando pasó a formar parte de la lista negra en el estado de Guerrero, la que ya no se contabilizó en el reporte del Observatorio Nacional del Feminicidio (OCNF) porque ocurrió hace unas horas, casi a la par del momento en que la organización civil presentaba sus cifras.

De  2014 a 2017: 591 casos que equivalen a un promedio de casi dos asesinatos de mujeres violentos al día (1.8) .

La lista incluye casos de todo tipo de muerte con saña: de estrangulamiento a envenenamiento; decapitaciones, asesinato por asfixia, golpes, quemaduras o ataques con armas blancas; y perfiles diversos: profesionistas, políticas, amas de casa, trabajadoras de oficios abandonados en la vía pública, en terrenos baldíos o en la intimidad de su hogar.

Desde que se incrementó la presencia del narcotráfico subió a la par el número de feminicidios y esto ha dado pie a que las autoridades echen la culpa del repunte de violencia contra las mujeres al crimen organizado y no los clasifiquen como feminicidios, o sea, delitos por razones de género, lamentó María de la Luz Estrada, directora del OCNF.

“Del total de las muertes en Guerrero, sólo en 47 casos se inició una investigación como feminicidio; es decir que sólo se investigó el 8% con ese perfil y  la falta de acreditación del delito provoca la invisibilización de la violencia contra la mujer, por el hecho de ser mujer“.

Guerrero se convirtió en uno de los estados más violentos del país con alta presencia de cárteles de la droga que se disputan el tráfico, la producción y el control territorial y político. Estas causas provocan que cualquier delito de otra índole se disfrace de crimen organizado.

Por ejemplo, el pasado martes una mujer taxista fue asesinada a balazos en la colonia Alta Cuauhtémoc de Acapulco, Guerrero, y corre el riesgo de ser clasificada como sospechosa de colaborar en la venta de droga al menudeo : una situación muy común en el gremio aunque  también es cotidiano que a las mujeres las ataque su pareja.

“Lo que queremos es que todos los crímenes se clasifiquen como delitos de género para evitar suspicacias‘‘, concluyó Estrada.