Empleada postal muere en medio de ola de calor en Los Ángeles

Fue encontrada sin vida dentro de un camión del correo en el Valle de San Fernando
Empleada postal muere en medio de ola de calor en Los Ángeles
Una empleada postal entrega correo en el sur de Los Ángeles.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Una trabajadora del Servicio Postal de Estados Unidos fue encontrada muerta en su camión de correos en Woodland Hills el viernes por la tarde en medio de temperaturas que rompieron récords,  confirmaron las autoridades el lunes.

Peggy Frank, de 63 años y residente de North Hills fue encontrada inconsciente mientras estaba sentada en un vehículo postal en  la cuadra 4800 de la Calle Calderón por un compañero de trabajo o transeúnte, dijo Ed Winter del Departamento del Médico Forense del condado de los Ángeles.

Los paramédicos intentaron revivirla sin éxito, dijo Winter. Fue pronunciada muerta a las 3:35 p.m. el viernes.

Ese día, las temperaturas se elevaron a 117 grados en la zona de Woodland Hills,  superando el récord de 106 grados para ese día que se estableció en 1976.

Pero Winter dijo que no podía confirmer si el calor fue un factor en la muerte de Frank.

Mientras que su autopsia había sido terminada, la causa de la muerte fue diferida en espera de pruebas adicionales, dijo Winter. Ella también tenía algún tipo de problema médico.

“Queremos expresar nuestros pensamientos y oraciones para la familia de la empleada en estos momentos difíciles”, dijo Evelina Ramírez, portavoz del Servicio Postal de los Estados Unidos.

Observó que los carteros entregan correo en “todo tipo de clima, incluidas las altas temperaturas”.

“La seguridad es nuestra principal prioridad para todos nuestros empleados”, recalcó Ramírez. “El servicio postal se esfuerza por garantizar que tengan las herramientas y la formación necesarias para hacerlo de manera segura”.

A los carteros se les recuerda diariamente que se mantengan hidratados, que usen ropa apropiada, como sombreros, y que se acerquen a la sombra cuando y tanto como sea posible, dijo.

Los empleados de la oficina de correos de Woodland Hills recordaron a Frank, una amante de los perros que tenía 28 años trabajando en el Servicio Postal, como siempre optimista y positiva a pesar de sus problemas de salud.

Frank había regresado recientemente de la licencia médica, de acuerdo con los colegas.