Líderes del Congreso denuncian “vergonzosos” comentarios de Trump sobre no interferencia de Rusia en elecciones de 2016

Las declaraciones dejaron pasmados a demócratas y republicanos en ambas cámaras del Congreso
Líderes del Congreso denuncian “vergonzosos” comentarios de Trump sobre no interferencia de Rusia en elecciones de 2016
Trump tuvo hoy una reunión de casi dos horas con Putin.
Foto: MIKHAIL KLIMENTYEV/AFP/Getty Images

WASHINGTON— Líderes de ambas cámaras del Congreso, incluyendo influyentes republicanos, rechazaron casi al unísono este lunes las “vergonzosas” declaraciones del presidente Donald Trump de que Rusia no interfirió en las elecciones de 2016, y respaldaron las advertencias de la comunidad de inteligencia de que Moscú sigue tratando de debilitar la democracia.

Trump tuvo hoy una reunión “cumbre” de casi dos horas con el presidente ruso, Vladimir Putin, con la única presencia de intérpretes y, durante una posterior rueda de prensa conjunta, afirmó que Rusia no interfirió en las elecciones en las que él venció a su rival demócrata, Hillary Clinton.

Putin, por su parte, también afirmó que Rusia no intervino ni intervendrá en los asuntos internos de EEUU, incluyendo su proceso electoral.

Los agentes de inteligencia “dijeron que piensan que fue Rusia. Tengo al presidente Putin y él acaba de decir que no fue Rusia”, dijo Trump, al lado de Putin tras la reunión en Helsinki, en la que sugirió que le cree más a Moscú y la “firme negativa” del mandatario ruso.

Trump siempre ha dicho que la investigación sobre la “trama rusa” es, a su juicio, una “cacería de brujas”, y jamás ha condenado públicamente a Putin.

En su cuenta en Twitter, quiso poner un giro positivo a sus declaraciones, al promover un “diálogo positivo” por el bien común y su preferencia por tomar “un riesgo político en búsqueda de la paz”.

 

Las declaraciones de ambos mandatarios dejaron pasmados a los legisladores demócratas y republicanos en ambas cámaras del Congreso, algunos de los cuales las calificaron como “vergonzosas” y pidieron más sanciones contra Rusia.

El consenso fue que Trump perdió una valiosa oportunidad para exigir cuentas a Putin por la intromisión de Rusia en los comicios de 2016 y lanzar una fuerte advertencia sobre posibles consecuencias si interviene en futuras elecciones.

Del lado republicano, tanto el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, como el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, contradijeron públicamente las afirmaciones de Trump en Helsinki.

“No hay duda de que Rusia interfirió en nuestra elección y continúa sus intentos por minar la democracia aquí y en todo el mundo. Eso no sólo fue el hallazgo de la comunidad de inteligencia estadounidense sino también del Comité de Inteligencia de la Cämara Baja”, dijo Ryan, quien aconsejó a Trump a que entienda que Rusia es “hostil” a los valores de EEUU y “no es nuestro aliado”.

“EEUU debe centrarse en exigir cuentas a Rusia y poner fin a sus viles ataques a la democracia”, afirmó.

McConnell, que normalmente cumple a rajatabla los deseos de Trump, también respaldó el análisis de la comunidad de inteligencia de que “los rusos no son nuestros amigos”.

El senador republicano por Arizona, John McCain, calificó la conferencia de prensa de Trump como “una de las actuaciones más vergonzosas de un presidente estadounidense del que se tenga memoria”.

El saliente presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Corker, se quejó de que Putin probablemente se fue a casa burlándose de EEUU, celebrando con caviar en su avión.

El senador republicano por Nebraska, Ben Sasse, también afirmó que la actuación de Trump es “extraña y completamente equivocada” y criticó que el mandatario le haya dado a Putin armas de “propaganda” al entrar en comparaciones de “equivalencia moral”.

Contrario a lo que dijo Trump, el único responsable del deterioro en las relaciones bilaterales y “la agresión al estilo soviético” son Putin y “sus matones”, subrayó Sasse, quien la semana pasada pidió un frente unido contra Putin.

Las declaraciones de influyentes republicanos en la Cámara Baja se hicieron eco del tono de alarma y de la condena a Rusia de sus colegas en el Senado.

Del lado demócrata, el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, convocó a una rueda de prensa en la que instó a los republicanos a denunciar enérgicamente las declaraciones de Trump, porque aparentemente le creyó más a la KGB que a la comunidad de inteligencia de EEUU.

“En toda la historia de nuestro país, los estadounidenses jamás han visto a un presidente de EEUU apoyar a un adversario de la forma en que el presidente Trump ha apoyado al presidente Putin”, señaló Schumer.

Otros senadores demócratas, entre estos Mark Warren, Elizabeth Warren, Dianne Feinstein y Kamala Harris, también destacaron que los comentarios de Trump han avergonzado al país en la arena internacional.

La comunidad de inteligencia desde siempre ha dejado en claro que Rusia intervino en los comicios de 2016. En ese sentido, el Director Nacional de Inteligencia, Dan Coats, reafirmó hoy que Rusia no sólo intervino en esos comicios sino que sigue realizando esfuerzos por “minar nuestra democracia”. 

Coats afirmó que las agencias de inteligencia continuarán “ofreciendo inteligencia objetiva y sin barniz”.

El viernes pasado, el fiscal especial, Robert Mueller, que lidera la investigación de la “trama rusa” desde la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), presentó cargos criminales contra doce agentes de inteligencia militar de Rusia, a los que acusó del “hackeo” de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata, la campaña presidencial de Clinton, y entidades electorales estatales.