Manchas de sangre de Sábana Santa podría ser falsas, sugiere estudio

Una nueva investigación estudió a profundidad esta reliquia, encontrando cosas que ponen en duda su origen

Este estudio también duda de la veracidad del Santo Sudario.
Este estudio también duda de la veracidad del Santo Sudario.
Foto: Shutterstock

Durante muchas décadas, la llamada Sábana Santa o Santo Sudario ha sido uno de los grandes misterios para quienes profesan la religión católica, ya que algunos lo consideran como una de las máximas pruebas que hasta hoy existen sobre Jesús, mientras que otros creen que es producto de la creación humana.

Varios estudios se han realizado sobre la Sábana Santa, tratando de poder comprobar que en efecto, las manchas de sangre que en ella se aprecian son realmente de Jesucristo.

Un antropólogo forense llamado Matteo Borrini y el experto en química Luigi Garlaschelli pusieron en marcha un estudio sobre las manchas de sangre que aparece en la tela, las cuales coincidirían con las heridas en manos y pies que habría tenido Cristo por culpa de la Crucifixión, así como algunas que aparecen supuestamente en el torso, por culpa de los azotes.

Con un maniquí y sangre sintética que tiene las mismas propiedades que la real, ambos científicos han analizado la forma en la que la sangre emanaría de este tipo de heridas en un cadáver envuelto sobre tela.

Luego de varias semanas de trabajo, ambos han concluido que las manchas de sangre del Santo Sudario podrían no ser reales. Esto luego de que encontraran que los flujos de sangre que supuestamente emanaron de las manos y mancharon la tela no concuerdan con el ángulo de los brazos que aparecen marcados en la tela.

Sobre la sangre que aparece en un costado, indican que esa misma marca coincidiría con el de una persona a la que le hubieran causado la herida en posición vertical. De igual modo, también creen que es imposible que aparecieran esas manchas de sangre en la cintura, ya tomando en cuenta la posible manipulación del cuerpo, desde la muerte hasta su sepultura.

Así que ambos investigadores sugieren que en efecto, la Sábana Santa probablemente es una reliquia que fue fabricada en el siglo XV con fines didácticos o artísticos.