En los parques nacionales de Sequoia y Joshua Tree la calidad del aire es tan baja como en Los Ángeles

Ambos parques están a sotavento de las áreas más contaminadas del país
En los parques nacionales de Sequoia y Joshua Tree la calidad del aire es tan baja como en Los Ángeles
En las ciudades, el aire se renueva por la noche; en la naturaleza, no.
Foto: Juan Roures

Aunque parezca mentira, el aire en los dos parques nacionales más populares del sur California está tan sucio como en Los Ángeles, la ciudad más humeante del país.

“Cuando piensas en los parques nacionales, piensas en estos como áreas realmente vírgenes, casi áreas a las que quieres ir para salir de las ciudades”, dijo David Keizer, economista de la Universidad Estatal de Iowa, quien fue coautor de una nueva investigación, publicada el miércoles en Science Advances. “Pero de muchas maneras, las condiciones de calidad del aire son las mismas que existen hoy en las ciudades”.

De 1993 a 2014, Los Ángeles acumuló 2,443 días durante los que la calidad del aire era tan mala que violaba las normas federales de seguridad de contaminación.

Pero los Parques Nacionales de Sequoia y Kings Canyon, pese a sus espectaculares paisajes naturales,tuvieron incluso más días de aire peligrosamente contaminado: 2.739. Y el Parque Nacional Joshua Tree, 2,301 días.

“Es una percepción errónea común que, debido a que un lugar está etiquetado como un parque nacional, existen límites erigidos a su alrededor que impiden la contaminación del aire”, dijo Stephanie Kodish, directora del programa de aire limpio y clima en la Asociación de Conservación de Parques Nacionales.

Ambos parques están a sotavento de las áreas más contaminadas del país: en Joshua Tree, la contaminación sopla desde la cuenca de Los Ángeles, mientras que en Sequoia y Kings Canyon, proviene de grandes granjas en el valle central y ciudades como Bakersfield, Fresno e incluso el área de la Bahía de San Francisco.

En las ciudades, la calidad del aire mejora durante la noche, pero en la naturaleza no sucede lo mismo, según Annie Esperanza, especialista en recursos aéreos para el Parque Nacional Sequoia y Kings Canyon.

Así, en las áreas urbanas, las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) de automóviles y camiones ayudan a formar ozonodurante el día, pero, por la noche, con la ausencia de luz solar, las emisiones cambian de lado y ayudan a degradar el ozono, de modo que en la mañana el aire está más limpio.

Sin embargo, en áreas rurales como parques nacionales, no hay tantas fuentes de óxido de nitrógeno alrededor de la noche para descomponer el ozono, debido a que hay menos personas que conducen, por lo que el humo persiste día y noche.

Además de ser evidentemente perjudicial para la salud, sobre todo para niños y ancianos, el aire contaminado impide disfrutar de las vistas de los parques naturales, ya que reduce enormemente la visibilidad.