DHS asegura que completará reunificación de familias dentro de plazo judicial

Algunos padres probablemente prefirieron ser deportados sin sus hijos porque los trajeron a EEUU precisamente por su seguridad
DHS asegura que completará reunificación de familias dentro de plazo judicial
En el 2013, 207 niños entre 10 y 14 años fueron deportados.
Foto: Archivo / EFE

WASHINGTON— La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, reiteró este miércoles que la Administración Trump cumplirá con el plazo de mañana de reunificar al resto de los más de 2,500 niños que fueron separados de sus familias en la frontera sur, pero, según legisladores, el gobierno debe explicar cómo ayudará a los padres que ya fueron deportados a recuperar a sus hijos.

Nielsen se reunió hoy a puerta cerrada con líderes del Caucus Hispano del Congreso (CHC), y les comunicó que la Administración sí cumplirá con el plazo que impuso el juez federal de San Diego (California), Dana Sabraw, para que mañana complete la reunificación de los niños separados de sus padres en el marco de la política de “tolerancia cero” en la frontera sur.

La Administración Trump tuvo dos días de retraso con el plazo previo de Sabraw de reunificar a 103 menores de cinco años que fueron separados de sus padres desde abril pasado.

En unos documentos entregados al tribunal la noche del lunes pasado, los abogados del Departamento de Justicia indicaron que, del total de niños separados, el gobierno ya había resuelto la situación de unos 1,187 niños y jóvenes menores de edad.

Nielsen calificó la reunión como “franca” y “productiva”, aunque la secretaria de Seguridad Nacional ha sido blanco de ataques por la forma en que los agentes de Inmigración han aplicado la política de “tolerancia cero” en la frontera.

Más adelante, Nielsen dijo a este diario en una declaración escrita que la reunión abarcó, sobre todo, el “maltrecho sistema de inmigración”,los esfuerzos de reunificación y la urgencia de responder a los factores que alientan la inmigración ilegal.

Según Nielsen, también planteó a los congresistas la necesidad de trabajar con los gobiernos de México y de los países del “Triángulo del Norte” y organizaciones internacionales para disuadir la emigración ilegal hacia EEUU.

“Como siempre, estoy comprometida a reunirme de buena fe con cualquier miembro del Congreso para ser transparente sobre los esfuerzos de seguridad fronteriza de la Administración, atender sus preocupaciones y discutir soluciones duraderas. Solo el Congreso puede cambiar las leyes, y espero continuar trabajando con ellos para corregir una crisis migratoria que lleva décadas”, puntualizó.

El DHS dijo que ha destinado un uno por ciento de otras agencias para financiar la reunificación de familias.

Esa “reprogramación” de fondos también tiene el propósito de cubrir el aumento de gastos por la compra de 2,359 camas adicionales para mantener “los niveles operacionales actuales” en los centros de detención, y para gastos de transporte por tierra y por vuelos fletados, precisó el DHS.

La reunión se produjo mientras el comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes aprobó de forma preliminar el presupuesto del DHS para el año fiscal 2019, que incluye $5,000 millones para el prometido muro fronterizo del presidente Donald Trump y fondos para ampliar los centros de detención y la contratación de más agentes fronterizos.

¿Disonancia de mensajes? 

Las palabras de Nielsen contrastaron con la frustración de los miembros del CHC, que, según indicaron a la prensa, le dejaron en claro a Nielsen que será “imposible” cumplir con la orden del juez Sabraw.

La presidenta del CHC, Michelle Luján Grisham, dijo Nielsen no les dio respuestas “concretas” y la reunión consiguió dejar de manifiesto que hay “claras diferencias de opiniones” sobre lo que está ocurriendo en los centros de detención, el posible maltrato de los inmigrantes en la frontera, y el avance en la reunificación de familias.

“Nos dijo que todos (los niños) serían reunificados para el plazo de mañana, pero eso es absolutamente imposible… han deportado a centenares de padres, ¿Cómo demonios van a reunificarlos para mañana?”, se quejó, por su parte, el legislador demócrata por California, Juan Vargas.

Vargas precisó que, pese a las afirmaciones del DHS, es poco creíble que puedan reunificar a las familias si ni siquiera conocen el paradero de los que fueron deportados.

Exigen un plan para los padres deportados

La senadora demócrata por Nevada, Catherine Cortez Masto, exigió a Nielsen que los padres que fueron deportados sean devueltos a EEUU para recuperar a sus hijos “lo más pronto posible”.

También exigió explicaciones de por qué DHS clasificó a más de 900 padres como “no elegibles” para la reunificación. DHS ha dicho que, en general, es porque tienen condenas criminales u otros problemas por los que no reúnen los requisitos.

“Tenemos una responsabilidad moral, ética y legal de no perjudicar a los niños, y me niego a aceptar que estas familias estén detenidas en condiciones inhumanas e inhóspitas en la frontera sur”, dijo Cortez Masto.

La senadora insistió en que el DHS debe presentar un plan de reunificación para los padres ya deportados y cerciorarse de evitar el reencuentro sólo de los padres con “amenazas serias y creíbles” para el bienestar de sus hijos.

El gobierno ha dicho que 463 padres ya fueron deportados y, según el senador Bob Menéndez y otros expertos, eso dificultará el proceso de reunificación.

Algunos padres probablemente prefirieron ser deportados sin sus hijos porque los trajeron a EEUU precisamente por su seguridad. Muchos de estos niños podrían ser entregados a otros familiares en Estados Unidos, según los procedimientos de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) del Departamento de Salud y Recursos Humanos.

Mañana, al cumplirse el plazo de reunificación, centenares de niños y familias realizaron una marcha y una protesta en el Capitolio para exigir un cese a las detenciones de familias.

Los niños portarán carteles con el mensaje “Soy un niño”, cantarán canciones de cuna, y harán dibujos de sus familias para que los líderes políticos recuerden que “los niños pertenecen con sus familias”, según la campaña “Families Belong Together”.