“Nos tratan como ganado”: periodista mexicano becado en EEUU denuncia sus condiciones de detención

Emilio Gutiérrez Soto pasó ocho meses en un centro de detención, que compara con un campo de concentración
“Nos tratan como ganado”: periodista mexicano becado en EEUU denuncia sus condiciones de detención
Un centro de detención.
Foto: John Moore / Getty Images

Emilio Gutiérrez Soto, un periodista mexicano ahora becado por el prestigioso programa Knight-Wallace Fellowship de la Universidad de Michigan tras ocho meses de detención en EEUU, comparó las instalaciones para inmigrantes con “campos de concentración”.

El hombre, que tiene ahora 55 años, denunció en una entrevista telefónica con Efe que las condiciones de los centros de detención para inmigrantes son peores que las de las cárceles de presos comunes. Él pasó ocho meses recluido junto a su hijo Óscar, de 25 años, en el Centro de Detención de El Paso (Texas).

Nos tratan como ganado. Cada vez que nos servían sopa, porque nos servían una cucharada con lechuga, me acordaba de la comida para los marranos”, dijo desde un templo en Las Cruces, Nuevo México, al que acudió tras su liberación este jueves.

Según Gutiérrez Soto, las condiciones de los recluidos en las instalaciones para inmigrantes de la Administración Trump son “infrahumanas”. Él calificó esa situación de “secuestro” y denunció que los detenidos sólo reciben un dólar por día de trabajo: “La empresa que se hace cargo de ese campo de concentración gasta en 80 empleados, que trabajan diariamente, 80 dólares, porque les paga un dólar diario”.

El hombre aprovechó para hacer un llamado al Gobierno de México para que medie a través de su representación consular en El Paso con las autoridades estadounidenses en la mejora de condiciones en el centro.

Emilio Gutiérrez y su hijo quedaron en libertad este jueves, un día antes del vencimiento del plazo que un juez federal impuso al Departamento de Seguridad Nacional estadounidense para que emitiera los documentos oportunos que explicaran por qué se detuvo al periodista.

Este periodista huyó a EEUU en 2008 tras recibir informes de que militares mexicanos estaban tratando de matarlo por sus reportes en el periódico El Diario, con sede en Ciudad Juárez, por lo que solicitó asilo político y tardó ocho años en obtener una audiencia.

Él y su hijo fueron detenidos en diciembre del año pasado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, autoridades migratorias) después de que un juez de inmigración rechazara su solicitud de asilo. EEUU inició entonces los trámites de deportación de Gutiérrez, apenas seis semanas después de que el periodista recibiera en el Club Nacional de Prensa de Washington el premio “Libertad de Prensa”, uno de los honores más importantes de esa institución.

Consultado por Efe, el ICE en El Paso no comentó las condiciones en su centro denunciadas por Gutiérrez.