El consejo de L.A. vota para convertir museo infantil en refugio para personas sin hogar

Los 14,000 pies cuadrados del antiguo museo pueden albergar 120 camas para personas sin hogar de Skid Row
El consejo de L.A. vota para convertir museo infantil en refugio para personas sin hogar
En 2016, se registraron 11,861 latinos viviendo en las calles de Los Ángeles.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

El Consejo de la Ciudad de Los Ángeles votó unánimemente el martes sobre un plan para convertir el antiguo LA Children’s Museum, en el centro comercial del Civic Center de L.A., en viviendas temporales para las personas sin hogar.

El edificio, situado frente al ayuntamiento, será así el primero en transformarse en refugio temporal para la creciente población sin hogar de la zona. Sus 14,000 pies cuadrados pueden albergar 120 camas para personas sin hogar de Skid Row, según funcionarios de la ciudad.

José Huizar, concejal de la ciudad de L.A., definió Skid Row como el “campamento de personas sin hogar más grande de la nación”, con más de 2,000 personas, según los cálculos de la ciudad. “Es insostenible. Es la definición misma de una emergencia, y debemos tratarla como tal“, dijo Huizar, quien presentó una moción llamando para una “respuesta-triaje” a la crisis de las personas sin hogar de la ciudad. Anteriormente, él ya había propuesto colocar remolques en las propiedades de la ciudad como refugios temporales.

En mayo, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, firmó una orden ejecutiva para acelerar la construcción de albergues temporales para personas sin hogar. La Directiva Ejecutiva 24 permite que los proyectos de refugios temporales que cumplen con los estándares legales y ambientales abran sus puertas en sólo seis meses.

Los Ángeles es la primera ciudad de California en aprovechar una nueva ley estatal que permite a los gobiernos locales construir refugios en cualquier terreno propiedad o arrendado por la ciudad. Esa misma ley también permite a los gobiernos locales adoptar estándares alternativos de salud pública y seguridad para poder construir refugios más rápidamente.

El número de personas sin hogar en L.A. aumentó en un 20 % en 2017, alcazando la friolera de 34,000 personas. Por eso, el pasado 17 de abril, la ciudad declaró oficialmente una crisis de refugio que, por el momento, carece de final a la vista.