SoCalGas dispuesta a pagar $119 millones por fuga de gas en Porter Ranch

El incidente ocasionó el cierre de escuelas y problemas entre los residentes
SoCalGas dispuesta a pagar $119 millones por fuga de gas en Porter Ranch
El almacén de Aliso Canyon cubre 3,600 acres del Valle de San Fernando. (Archivo)
Foto: archivo / la opinión

Después de tres años de lucha por justicia tras la fuga de gas en Porter Ranch, considerada la más grande en la historia de Estados Unidos, este  miércoles el fiscal de California Xavier Becerra anunció un acuerdo tentativo de 119.5 millones de dólares con la compañía Southern California Gas (SoCalGas).

No obstante, señaló que no hay excusa por lo sucedido que afectó a miles de personas.

“Durante más de cuatro meses, esta fuga expuso a nuestras comunidades a emisiones de gas natural que causaron impactos adversos en la salud y afectaron las vidas de decenas de miles de californianos, desplazando dos escuelas del área y expulsando a los residentes de sus hogares”, dijo Becerra en una conferencia de prensa que se realizó en el centro de Los Ángeles.

“Hemos llegado a un acuerdo de más de 119 millones de dólares. La mayoría es en penalidades. Dinero que pagará por los servicios legales, recursos para actividades que se enfoquen en el beneficio del medio ambiente y un monitoreo del metano en y cerca de Aliso Canyon”, dijo el fiscal Becerra.

¿Qué ocurrió?

La fuga de gas ocurrió en octubre del 2015 cuando un pozo de gas natural de SoCalGas se rompió en la  instalación de almacenamiento de Aliso Canyon.

Esto provocó que el gas natural se esparciera por el aire durante varios meses, liberando hasta 109,000 toneladas métricas de metano en el medio ambiente antes de que el pozo fuera sellado en febrero de 2016.

Becerra dijo que esta fuga arruinó el esfuerzo por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, proteger a la gente y el medio ambiente de California, estado considerado líder en la lucha contra el cambio climático.

“Si se aprueba, este acuerdo contribuirá en gran medida a abordar los daños a corto y largo plazo atribuibles a la fuga”, dijo el fiscal Becerra.

El trabajo para llegar al acuerdo fue hecho en colaboración con la oficina del fiscal de Los Ángeles y autoridades locales.

Objetivos de la demanda

Mike Fuer, fiscal de Los Ángeles, dijo que cuando su oficina presentó la demanda contra SoCalGas, hace 975 días, esta tenía tres objetivos clave: tener un plan de mitigación del cambio climático que sea ejecutado judicialmente, que se tomen medidas firmes para evitar que un desastre similar ocurra en el futuro  y que SoCalGas rinda cuentas.

“Hemos logrado estos objetivos, y mucho más. Hemos asegurado importantes protecciones de salud y seguridad para la comunidad de Porter Ranch, así como para las comunidades menos atendidas en todo Los Ángeles”, dijo el fiscal Feuer. “Este establecimiento histórico beneficiará a Los Ángeles en las próximas décadas”.

Miles de personas del lado noroeste del Valle de San Fernando fueron afectadas con una mayoría en el área de Porter Ranch pero también en áreas como Northridge y Chatsworth.

Parques, negocios y escuelas fueron cerrados a causa de esta fuga, lo que hacía ver a Porter Ranch como un pueblo fantasma, dijo el concejal del área Mitch Englander.

El alcalde de Los Ángeles Eric Garcetti dijo que la principal prioridad es proteger la salud, la seguridad y el bienestar de todas las familias de Los Ángeles.

“No hay forma de compensar completamente a la gente de Porter Ranch por todo lo que soportaron durante el desastre de Aliso Canyon, pero los residentes de este vecindario merecen justicia, y este acuerdo sería un paso esencial para ayudar a la comunidad a recuperarse”, dijo el alcalde.

“Necesitamos que las personas regresen a vivir las vidas que tenían, que vivan en las comunidades que soñaron”.

Mediante un comunicado SoCalGas dijo que está cumpliendo con su compromiso con el gobernador Jerry Brown y los californianos para mitigar por completo las emisiones de metano de la fuga en las instalaciones de Aliso Canyon.

“El acuerdo también ayudará a alcanzar sus ambiciosos objetivos climáticos de California al impulsar proyectos que capturen metano de granjas lecheras y desechos para convertir esa energía en gas natural renovable para el uso en el transporte”, dijo Bret Lane, presidente y director de operaciones de SoCalGas.

El acuerdo del miércoles es el resultado de largas negociaciones de conciliación entre las partes. El próximo paso es tener un periodo de 35 días para comentarios públicos sobre el “Acuerdo de Mitigación”, una parte del acuerdo que detalla cómo SoCalGas mitigará los impactos ambientales del metano liberado durante la fuga.

Tras este periodo y dentro de los 60 días posteriores a la presentación del acuerdo, las partes presentarán una solicitud para que el Tribunal Superior de Los Ángeles apruebe el acuerdo.