Advierten del peligroso tratamiento de rejuvenecimiento vaginal que consiste en introducir “nidos de avispas”

Se ha popularizado su venta en Internet y puede su aplicación puede tener consecuencias fatales
Advierten del peligroso tratamiento de rejuvenecimiento vaginal que consiste en introducir “nidos de avispas”
Consiste en colocar pequeñas esferas que guardan larvas de avispas.
Foto: Shutterstock

Últimamente se han puesto de moda diversos tratamientos que prometen “rejuvenecer” la vagina, a los cuales muchas mujeres están recurriendo, pese a que muchos de ellos no han sido probados científicamente y por ende, podrían poner en riesgo su salud.

Ahora, las autoridades y médicos advierten acerca de un nuevo tratamiento “orgánico” que promete limpiar, sanar y tensar la vagina, el cual proviene de Malasia y lo puedes adquirir por Internet en Etsy, y se realiza con agallas de roble.

Los creadores de este método indican que las agallas de roble pueden ser usados para hacer un lavado de higiene femenina durante el periodo menstrual. También aconsejan beber un té hecho con este elemento durante 40 días para así “restaurar la elasticidad de la pared uterina”.

Debes saber que las agallas de roble son pequeñas esferas que miden de 2 a 4 centímetros de diámetro y en su interior viven larvas de avispas.

El producto se vende argumentando que estas esferas tienen pequeñas cantidades de tanino, ácido gálico, ácido elágico, así como diversas propiedades antimocrobianas que en diversas regiones asiáticas se utilizan en mujeres, después del parto, para restaurar la elasticidad de la pared uterina, mientras que otras lo beben asegurando que les ha ayudado a mejorar su vida sexual.

Expertos en ginecología han advertido lo peligroso que es colocar ” un nido de avispas al interior de la vagina”, ya que este producto lo único que hará es secarla, afectando su pH natural, alterando las flora bacteriana que vive en ella.

Esto podría provocar mucho dolor durante las relaciones sexuales y además, al no haber protección natural, sería más fácil contagiarse de enfermedades de transmisión sexual, en específico de VIH.