Beber poco alcohol no te libra del poder sufrir demencia

Consumir bebidas alcohólicas con moderación es bueno, aunque también puede tener sus riesgos

Beber poco alcohol no te libra del poder sufrir demencia
Si crees que beber con moderación no tiene repercusiones, este estudio demuestra lo contrario.
Foto: Shutterstock

Anteriormente ya se había descubierto la relación entre el consumo excesivo de alcohol con la demencia, así como con otros problemas relacionados a este mal; sin embargo, si creías que beber moderadamente te excluía del poder desarrollar alguno de estos problemas, estás en un error.

El estudio Whitehall II, realizado por especialistas de la Universidad Colegio de Londres (UCL) y del Instituto Nacional Francés de Salud e Investigación Médica (Inserm), encontró que el consumo de alcohol, incluyendo en pequeñas cantidades, sí está asociado a resultados adversos en el cerebro, incluida la atrofia del hipocampo, misma que está relacionada principalmente a la memoria, sobre todo a la de largo plazo.

Este estudio en el que participaron 10,308 funcionarios públicos consistió en el análisis de distintos datos, incluidos los socioeconómicos así como de su estado de salud y estilo de vida durante prácticamente 30 años.

Los especialistas calcularon su consumo semanal de alcohol de los participantes midiendo la densidad de la materia gris, en particular la existente en el hipocampo y calificaron que una unidad equivale a 10 mililitros de alcohol, mientras que 14 unidades equivalen a 4 tarros de cerveza (568 mililitros de alcohol) o 5 copas grandes de vino (175 mililitros de alcohol).

“Las mayores probabilidades (de atrofia hipocampal) estaban en los que bebían más de 30 unidades por semana, pero las probabilidades de atrofia eran mayores en comparación con la abstinencia incluso en aquellos que bebían a niveles moderados de 7 a 14 unidades por semana”, indica el estudio.

“Entre aquellos que beben más de 14 unidades por semana de alcohol, cada siete unidades por semana de aumento en el consumo se asoció con un aumento del 17 por ciento en el riesgo de demencia”, agregaron los investigadores.