Muerte de niño de dos años suscita sospechas de abuso infantil

Un pariente denunció que el niño tenía “un ojo lleno de sangre” y que la pareja de su madre lo golpeaba
Muerte de niño de dos años suscita sospechas de abuso infantil
Damien Ventura murió poco antes de cumplir tres años.
Foto: GoFundMe

La noche del 3 de julio, agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) acudieron al Centro Médico Ronald Reagan de UCLA en el oeste de Los Ángeles tras ser informados que Damien Ventura, un pequeño de dos años, había muerto. El fallecimiento del menor, informaron ls autoridades, suscitó sospechas de abuso infantil.

De acuerdo con reportes oficiales, meses antes de que el niño fuera trasladado inconsciente al hospital, policías y trabajadores sociales visitaron su casa, respondiendo a varias denuncias de maltrato.

El caso continúa bajo investigación y no se han realizado arrestos. Incluso, la Oficina del Médico Forense aún no divulga la causa de muerte del menor, quien estaba bajo el cuidado de su madre y el novio de esta, identificado como Josafat Bonifacio Torres. Ellos declararón al LAPD que el menor se cayó en la tina del baño y señalaron que Torres se encargó de llevarlo al hospital.

De acuerdo con Los Angeles Times, una evaluación realizada por el Departamento de Servicios para Niños y Familias (DCFS) del condado determinó que un cuidador primario o secundario (la madre o su pareja) consumía estupefacientes. Dicho informe también detalla que uno de ellos fue arrestado una o más veces. No obstante, el DCFS calificó de “moderado” el riesgo que enfrentaba el niño en su hogar y concluyó que ningún menor en la casa estaba bajo “peligro inmediato de daño grave”.

El LAPD, por su parte, respondió en enero y marzo a denuncias de abuso en el hogar de Damien, pero tampoco encontró evidencias para tomar medidas. De acuerdo con la cadena Univision, un pariente reportó que el niño tenía “un ojo lleno de sangre” y que la pareja de su madre lo golpeaba y le daba cachetadas.

En entrevista con el antedicho diario, quienes conocieron a Damien lo describieron como un pequeño risueño, amante de los dinosaurios, los tiburones y los autos.

Por medio de un comunicado, el DCFS confirmó que se investiga el caso y aseguró que la agencia colabora con el LAPD.

El padre del niño, cuya identidad tampoco ha sido divulgada, declaró al canal NBC4 que comenzó a notar marcas y moretes en el cuerpo de su hijo a fines de 2017 cada vez que recogía al pequeño de la casa de su madre. La pareja, agregó, se separó y estaba en medio del proceso de divorcio. Según su relato, él llevó a Damien a una clínica médica en enero porque tenía un ojo sangrado, moretones y rasguños, los cuales conllevaron una evaluación del DCFS.

Sobre ese incidente, el DCFS señaló: “El padre de Damien dijo que cuando le preguntó a su madre qué había sucedido, ella dijo que ‘solo estaba jugando y se cayó’”.


NOTAS RELACIONADAS