Madre ruega piedad mientras mira el linchamiento de su hijo y un tío en Facebook

La madre del joven linchado junto a su tío en Puebla hizo lo imposible por impedirlo mientras lo veía en Facebook Live
Madre ruega piedad mientras mira el linchamiento de su hijo y un tío en Facebook
Entierro de dos hombres linchados en Puebla.
Foto: Captura de pantalla YouTube

MÉXICO.- Las campanas repicaron en la comunidad de San  Vicente Boquerón. Tañeron, doblaron como cuando algo grave ocurre y la gente acudió al llamado. Así se reunieron 150 personas y escucharon: “¡Maten a los perros! ¡Quémenlos brother! ¡El pueblo unido jamás será vencido!”.

La turba corrió, entonces, furibunda y acéfala por las calles hasta el Centro de Readaptación Social (Cereso) donde se encontraban los causantes del alboroto: dos hombres de 53 y 21 años acusados de intentar secuestrar a niños. “Robachicos”, gritaron los justicieros.

Las crónicas en video saltaron al momento en las redes sociales, aquí y allá, los pobladores tras la puerta cerrada del Cereso. En busca de la manera de entrar, golpearon con piedras, jalaron, bufaron. ¡Quémenlos! ¡quémenlos!

El cerrojo cedió y los dos hombres salieron a empujones: todo en tiempo real para Facebook Live, desde donde una mujer que se dijo la madre desesperada intentaba evitarlo con su comentario en vivo, como cuando veía otros videos menos dolorosos, no el linchamiento de su muchacho estudiante de leyes, junto a su tío.

El siguiente video del linchamiento y el entierro de las víctimas del mismo tiene imágenes muy gráficas que usted puede querer evitar:

“Él es mi hijo no le hagan daño por favor, él no es ningún secuestrador, él es de Tianguistengo junto con su tío, ingratos, por qué quemaron su camioneta si ellos no son secuestradores, soy madre, tiéntense el corazón por favor – escribió al reconocer la camioneta que ardía en una alta pira-. Él es mi hijo, no le hagan daño por favor, son de Tianguistengo”.

Pero la pantalla del teléfono no es la realidad: la tecnología aún no rompe el espacio físico y ella quedó impotente, palabras al aire, lejos de los hechos en Puebla, el estado que ocupa el primer lugar en justicia por propia mano en México: en 2017 Puebla registró la muerte de 22 personas y otras 110 se libraron de correr la misma suerte.

Linchamientos en México

En todo el país se reportaron 63 linchamientos durante 2015, y en 2016 ocurrieron 30 casos perpetrados por turbas enardecidas, que argumentaron ineptitud, falta de interés o contubernio de las diversas policías con los delincuentes.

“Esta situación focalizada  no se va a frenar mientras en México siga habiendo un índice de impunidad del 98%”, advirtió Isabel Miranda, fundadora de la organización Alto al Secuestro.

El enojo de las masas justicieras regularmente es difícil de controlar. En el caso de San Vicente Boquerón, ocurrido el pasado miércoles, los agresores, al ver que el cuerpo de uno de los acusados no prendía completamente, le arrojaron gasolina en medio de los gritos de la víctima quien, finalmente, quedó calcinada ante curiosos más preocupados por filmarlo o fotografiarlo que por el dolor humano.

“El muchacho cursaba la licenciatura de derecho en Xalapa, viajó a Puebla para ayudar a su tío a construir una barda. “Les quitaron la vida… Queremos justicia, porque, la vida, nunca se las van a devolver”, dijo la abuela a la prensa local durante el funeral.

Las autoridades dijeron, según el protocolo, que iniciaron la averiguación previa.

Horas después en el estado vecino de Hidalgo, una situación similar acabó con la vida de una pareja y el ministerio dijo también que ya inició la averiguación previa.