Presta atención a la salud de tus hijos para el regreso a clases

Presta atención a la salud de tus hijos para el regreso a clases

Hacer que los niños estén listos para regresar a clases suele generar mucha actividad: conseguir los artículos de la lista de útiles escolares, revisar el calendario escolar para las fechas importantes y recoger la ropa nueva para reemplazar aquellos artículos que ya no les quedan a tus hijos.

Pero es muy importante que no te olvides de la salud de tus hijos en el regreso a clases, enfatiza Dyan Hes, MD, director médico de Gramercy Pediatrics en la ciudad de New York y profesor clínico asistente de pediatría en el Weill Medical College de la Universidad de Cornell.

Los siguientes pasos contribuirán a garantizar que los jóvenes se sientan y rindan de la mejor forma posible durante el año escolar.

Revisa sus vacunas

Muchas escuelas no permitirán que los estudiantes se inscriban a menos que haya pruebas de que ciertas vacunas estén al día. Si a tus hijos les hicieron un examen físico en el último año, es probable que estén cubiertos, dice Hes.

Pero, si tienes hijos que ingresan a la escuela secundaria (de 11 a 12 años), ten en cuenta que necesitarán la vacuna Tdap (tétanos, difteria y tos ferina), la vacuna contra el HPV y la vacuna antimeningocócica conjugada cuadrivalente (MenACWY). (Los estudiantes de bachillerato deben recibir un refuerzo a los 16 años).

Los niños en edad escolar también deben vacunarse anualmente contra la influenza, preferiblemente a principios del otoño, porque la influenza puede hacer que incluso un niño que suele estar sano se enferme con fiebre alta, dolores musculares, tos y dolores de cabeza.

Si el consultorio de tu médico ya tiene la vacuna, puedes considerar que tu hijo la reciba en ese momento para que no se te olvide, dice Hes. De lo contrario, hazlo cuando la vacuna esté disponible en septiembre. (Sin embargo, es posible que los adultos mayores y las personas con ciertas afecciones quieran esperar un poco). También puedes obtenerla en farmacias y por medio de algunas escuelas.

Otras actividades que debes hacer: asegúrate de que la escuela tenga los medicamentos que tu hijo pueda necesitar (ya sean medicamentos para el asma o EpiPens), todos los formularios médicos necesarios y la información de tu contacto de emergencia actual.

Reprograma el horario de sueño de tus hijos

Dado que en el verano se hace de noche más tarde que en otoño, es importante que ayudes a los jóvenes a que se adapten a un horario de sueño escolar. Un estudio reciente sugirió que los niños que dormían menos tenían un mayor riesgo de aumento de peso y diabetes

Para una buena salud de tus hijos de regreso a clases, aproximadamente dos semanas antes de que comiencen a ir a la escuela, establece la hora de acostarse unos 15 minutos más temprano cada noche. Haz esto hasta que se duerman y despierten a una hora que permita que se sientan bien durante el año escolar, recomienda Andrew Bernstein, MD, profesor asistente de pediatría clínica en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.

Para que te asegures de que estén durmiendo lo suficiente, ten presente estas directrices de la Academia Estadounidense de Pediatría de 2016: Los niños entre los 6 y 12 años deben dormir de 9 a 12 horas por la noche, y los adolescentes necesitan de 8 a 10 horas.

Una forma de ayudar con la salud de tus hijos de regreso a clases: Haz que los niños apaguen los dispositivos electrónicos, incluidas las tabletas y los teléfonos, al menos un par de horas antes de acostarse. Estos dispositivos emiten luz azul, que los estudios muestran que pueden suprimir los niveles de melatonina, una hormona que induce el sueño.

Un estudio de Harvard encontró que las personas que leían en iPads antes de acostarse tardaban más en quedarse dormidas, pasaban menos tiempo en la importante fase REM del sueño y se sentían más somnolientas y menos alertas a la mañana siguiente.

Ayuda a aliviar el nerviosismo de volver a clases

Es normal que los niños experimenten cierta ansiedad a medida que se acerca el tiempo de volver a la escuela, especialmente justo antes de los años de transición, como kindergarten o la escuela secundaria, o si van a empezar en una nueva escuela.

Es posible que también tú tengas algunas preocupaciones. Más del 40% de los padres admiten sentirse ansiosos cuando comienza el nuevo año escolar, de acuerdo con una encuesta realizada por el Centro Nacional para el Aprendizaje de las Familias (National Center for Families Learning).

Hablar con los niños sobre el año escolar que está próximo a iniciar y sus preocupaciones específicas y estrategias de intercambio de ideas para calmar las preocupaciones puede ser tranquilizador, dicen los expertos.

“Trabaja en tener una comunicación abierta con tus hijos. Averigua qué les entusiasma y qué no les interesa, y pregúntales por qué”, recomienda Bernstein.

Para algunos niños, las actividades de prueba son útiles. Visiten la escuela varias veces antes de que comience el año, incluso si es solo para caminar por el patio de recreo o los campos de pelota. Muchos distritos también ofrecen un día para celebrar el regreso a la escuela, en el que los niños pueden conocer a maestros y compañeros de clase, encontrar su casillero y familiarizarse con áreas como la cafetería y la biblioteca.

Si tu hijo parece especialmente ansioso, pregunta si él o ella puede llegar más temprano ese día para conocer al maestro individualmente antes de que entren los otros niños.

Para niños con necesidades especiales, considera la posibilidad de crear un pasaporte estudiantil. Este documento de una página debe tener una foto de tu hijo y ofrecer información sobre lo que le gusta y lo que no le gusta, su estilo de comunicación, sus áreas de fortaleza, lo que lo motiva, dónde necesita ayuda y problemas sensoriales o desencadenantes. El maestro puede consultarlo rápidamente, de ser necesario.

Prepárales un almuerzo saludable que sea atractivo

¿Tus hijos acaban comiendo los mismos sándwiches de queso crema y jalea día tras día o regresan la comida que les empacaste sin tocarla?

Ayúdalos a que prueben cosas nuevas. “Animo a los clientes a que consigan una lonchera tipo bento-box y la llenen con alimentos que los niños puedan comer rápida y fácilmente”, dice Jen Bruning, RDN, vocera de la Academia de Nutrición y Dietética.

Llena la lonchera con un producto de grano entero (como un rollo de grano entero), una proteína (como algunas rebanadas de pavo o queso), una fruta, un vegetal y lácteos (como yogur o leche).

Para los niños que les hacen el feo a las verduras, hazlos más atractivos usando un pelador para crear tiras de zanahoria largas y delgadas, o envuelvan rebanadas delgadas de pavo o queso alrededor de las varitas de apio.  

No olvides enviarles una bebida. En general, más de la mitad de todos los niños y adolescentes no están bien hidratados, según un estudio de 2015 publicado en el American Journal of Public Health.

Repasen los fundamentos del lavado de manos

Dado que no vas a poder supervisar los hábitos de higiene de tus hijos cuando estén lejos de ti, asegúrate de que sepan bien cómo y cuándo lavarse las manos para mantenerse sanos de regreso a clases.

Según un estudio publicado en 2015 en el Journal of School Health, los niños que se lavan las manos con frecuencia tienen un 38% menos de probabilidades de tener que faltar a clases debido a una infección de las vías respiratorias superiores.

Las mejores prácticas de lavado de manos: los niños deben mojarse las manos con agua tibia, aplicar jabón y frotar vigorosamente durante 20 segundos antes de enjuagarse y, por último secarse con una toalla de papel o un secador de manos. (Un desinfectante para manos a base de alcohol también funciona, pero puede ser irritante y resecar las manos). Deben hacer esto después de usar el baño, antes de las comidas y los refrigerios y después de estar al aire libre, dice Bernstein.

Y en cuanto a eso, envía a los niños con su propia botella de agua en lugar de que beban de las fuentes o bebederos de la escuela. Estos son los lugares con más gérmenes en la escuela, de acuerdo con la Fundación Nacional de Seguridad.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.