Pequeños ciudadanos: más de 50 niños residentes de L.A. se naturalizan en EEUU

Juran apoyar y defender la Constitución; muchos son latinos
Pequeños ciudadanos: más de 50 niños residentes de L.A. se naturalizan en EEUU
Davies Garcia, de 11 años, nació en México y ahora es ciudadano de EEUU. / foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Con sus caritas llenas de emoción y radiantes de felicidad, 50 niños inmigrantes levantaron sus manitas para hacer un juramento de lealtad que los convirtió en ciudadanos de los Estados Unidos en una ceremonia celebrada en la Biblioteca Central de Los Ángeles.

“Me siento muy feliz que ya soy de acá, una ciudadana americana”, dijo Nahomy Valentina Zamora de 10 años mientras su madre Fátima Arguete, observaba a su hija con los ojos inundados por las lágrimas.

“Me siento dichosa porque ella va a tener muchas oportunidades y los derechos como los que nacieron en este país”, dice llorando.

Fue esta madre, ciudadana estadounidense quien pidió la ciudadanía para su hija nacida en El Salvador. Nahomy vino a  Estados Unidos cuando tenía 2 años.

Nuevos ciudadanos estadounidenses Luis de 12 años, Edgar de 7, y Alexa de 5. Los acompañaron sus padres Karla Salgado y Alberto Ayala. (Aurelia Ventura/La Opinion)

“Llegamos como residentes, cuando mi mamá nos pidió. Primero me hice ciudadana y luego la pedí a ella”, dice.

Y explica que sus lágrimas son motivadas por la dicha de ver a su hija naturalizada, pero a la vez de tristeza porque hay muchos inmigrantes que quisieran ser ciudadanos, y no pueden.

Los nuevos ciudadanos de EE UU como Nahomy, tienen entre un año de edad y 13 años. Provienen de 20 países como Armenia, Bangladesh, Cambodía, Canadá, China, Cuba, Egypt, El Salvador, Guatemala, Honduras, Irán, Iraq, México, Morocco, Nepal, Nigeria, Filipinas, Rusia, UK y Vietnam.

Los niños son hijos o fueron adoptados por padres ciudadanos estadounidenses.

Alexa de cinco años, Edgar de siete años y Luis de 12 años nacidos en Cuernavaca, México juraron lealtad a los Estados Unidos al convertirse en ciudadanos. “La ciudadanía significa más oportunidades y beneficios, pero también la responsabilidad de ser buenos ciudadanos”, dijo Alberto Ayala quien junto a su esposa Karla Salgado estaban gozosos de ver a sus hijos naturalizarse.

Alberto Ayala nació en Los Ángeles. Él trajo a su esposa y a sus hijos de México. “Nos sentimos más tranquilos de que los niños ya sean ciudadanos sobre todo con los cambios de leyes que se están dando en el país”, dijo el padre. Su esposa sostuvo que buscaron la ciudadanía para los menores por cuestión de seguridad, ante todo lo que está pasando en el país con los inmigrantes.

“Estoy muy contento”, dijo Luis el mayor de los hijos, mientras que sus hermanitos respondían sonriendo que ellos también se sentían felices.

Nahomy Zamora de 10 años presta juramento junto a su madre Fátima Argueta (Aurelia Ventura/La Opinion)

El proceso de ciudadanía para los menores de edad con padres ciudadanos es muy rápido, y se tomó alrededor de seis meses. Los menores no tienen que hacer examen para el proceso.

Inéz Gutiérrez de la organización Community Support Association, ayudó a los hijos de Alberto Ayala a solicitar la ciudadanía. “Normalmente se tienen que esperar hasta los 18 años, pero como él nació aquí, automáticamente se hacen ciudadanos sus hijos, pero debe meter papeleo. Nosotros les ayudamos con todo eso”, dijo.

Incluso esta organización les ayudó para que pudieran venir a los Estados Unidos. Los niños llegaron hace poco menos de dos años a Los Ángeles.

Los menores no tuvieron que pagar el cobro por la solicitud de ciudadanía. “Se lo ahorraron porque se pidió una exención al pago que se otorga para las personas de bajos ingresos”, explicó Gutiérrez.

Davies García, un niño de 11 años nacido en Michoacán, México se naturalizó ciudadano estadounidense. Él fue traído por sus padres a Los Ángeles, hace ocho años.

“Me siento muy bien”, dijo Davies, vestido y peinado muy guapo para la ocasión, y sosteniendo su diploma de naturalización.

Antonio García, su padre confesó sentirse muy orgulloso y contento de que su hijo sea ya ciudadano. “Va a tener más oportunidades, y se le abrirán las puertas para hacer más cosas. Además ya no tiene riesgos de perder la residencia”, comentó.

Los hermanitos Luis de 12 años, Edgar de 7 y Alexa de 5 son nuevos ciudadanos de los Estados Unidos. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Antonio pidió la ciudadanía de su hijo, basado en que él nació en los Estados Unidos. “El proceso fue muy rápido, se llevó como dos meses”, dijo.

Y comentó que se decidió a iniciar el proceso de ciudadanía de su hijo por  seguridad. “La mitad de mi familia es indocumentada, y miro como ellos sufren para agarrar cosas. Yo quiero que mis hijos tengan lo más que se pueda”, sostuvo.

La mayoría de sus familias cuyos hijos se hicieron ciudadanos, iban a celebrar, comiendo en familia.

Los papás nacidos en EE UU que tienen hijos nacidos en otros países, tienen que meter una solicitud ante el Servicio de Ciudadanía y Migración (USCIS) para que ellos se hagan ciudadanos.

“Es mejor que lo hagan porque así no les pueden quitar la residencia y están protegidos por vida”, dijo Inés Gutiérrez.

La ceremonia de naturalización se dio en el marco del Día de la Constitución y el Día de la Ciudadanía que se celebran este mes. La semana entre el 14 de septiembre y el 23 de septiembre, en todo el país, se hicieron ciudadanos 45,000 personas en 260 ceremonias de naturalización en el país.

Donna Campagnolo, directora de USCIS en Los Ángeles tomó el juramento a los menores mientras que el bibliotecario de la Ciudad de Los Ángeles, John Szabo les dio la bienvenida.