Demandan a USCIS pidiendo explicaciones sobre “escrutinio extremo” en casos de ciudadanía

Organizaciones proinmigrantes presentaron una querella contra el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos  (USCIS) exigiendo toda la documentación interna y estadísticas existentes respecto a las solicitudes de naturalización
Demandan a USCIS pidiendo explicaciones sobre “escrutinio extremo” en casos de ciudadanía
Los congresista Jimmy Gomez y Judy Chu y activistas de los derechos de los inmigrantes anunciaron una demanda pidiendo respuestas por el atraso en los pedidos de ciudadanía. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Organizaciones que asisten a la comunidad en el proceso de naturalización denunciaron severos retrasos e inusual escrutinio del gobierno de Donald Trump en el proceso de ciudadanía y alegaron que ahora se está usando “extreme vetting” para retrasar y bloquear a solicitantes del beneficio.

Según los datos existentes hasta marzo del 2018 -sin incluir los últimos seis meses- hay 753,000 casos pendientes en la fila de ciudadanía, prácticamente el doble de los que había a finales de 2015.  Los estados más afectados son California, Nueva York, Florida y Nueva Jersey.

Por esta razón los grupos presentaron este lunes una querella contra el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos  (USCIS) bajo la Ley de Libertad de Información (FOIA) exigiendo que entreguen toda la documentación interna y estadísticas existentes respecto a las solicitudes de naturalización.

No obstante, portavoces de USCIS negaron que esto esté ocurriendo y culparon del retraso al gobierno anterior.

“USCIS continúa adjudicando el volumen de casos pendientes que se disparó bajo la administración Obama”, dijo el portavoz Michael Bars. “A principios de 2017 -cuando el nuevo gobierno tomó posesión- había casi 700,000 casos pendientes frente a 291,800 solicitudes pendientes en septiembre de 2010”.

Bars indicó que USCIS está procesando casos más rápido que nunca “de manera más eficiente y efectiva” y agregó que USCIS está en camino de completar al menos 829,000 solicitudes de naturalización en el año fiscal 2018, potencialmente la cantidad más alta en 5 años.

No obstante, los grupos involucrados en la demanda alegaron nuevos obstáculos en casos de ciudadanía de los cuales no pudieron lograr explicaciones convincentes cuando intentaron comunicarse con USCIS.

Un total de 37 grupos pro inmigrantes y refugiados habían pedido desde el mes pasado que el gobierno les diera información sobre las razones del retraso.

“Este gobierno parece haber hecho todo lo posible por alargar el camino a la ciudadanía para cientos de miles de residentes legales”, dijo el abogado Peter Schey, del Centro de Derechos Humanos y Ley Constitucional de Los Ángeles, quien representa a las organizaciones en la demanda.

Schey indicó que la ley requiere a USCIS a tomar la “evidencia preponderante” para aprobar casos de ciudadanía, una vez que cada solicitante pasa su chequeo de antecedentes por medio de huellas digitales y su entrevista de ciudadanía, entre otros requisitos.

Añadió, sin embargo, que las dificultades en el proceso, que antes eran la excepción, se están volviendo más comunes para los solicitantes y que los agentes “parecen tener órdenes” de asumir que “todo el mundo está cometiendo fraude”.

Schey dijo que según los testimonios y la experiencia recogida durante los últimos dos años por las organizaciones que asisten al público con casos de ciudadanía, el gobierno no sólo está revisando con lupa las solicitudes, más allá de los requeridos exámenes de antecedentes y de ciudadanía, sino que están escudriñando el pasado de las personas.

“Vemos repetidas solicitudes para más documentos, duros interrogatorios en las entrevistas y situaciones en las cuales el residente legal es cuestionado acerca de cómo logró su green card, aún si hace décadas que la obtuvo”, dijo Schey.

Según los estimados de las organizaciones el proceso de ciudadanía, que antes tomaba seis meses en total en la mayoría de los casos, ha llegado a tomar desde un año hasta 20 meses -casi dos años.

Angelica Salas, de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) dijo que su organización comenzó a ver irregularidades en casos individuales, en los que USCIS pedía más y más documentos para comprobar que la persona calificaba.

“Comenzamos a pedir razones a la agencia y una y otra vez no recibimos respuestas claras”, dijo Salas. “Llegó un momento que nos dimos cuenta que era un cambio general que estaba llevando a retrasos enormes e inaceptables”.

El congresista Jimmy Gomez, representante del distrito 34 de Los Ángeles, dijo que desde su curul en el Comité de Vigilancia y Reforma del gobierno ha pedido cuentas sobre lo que está pasando, pero que ante la apatía de los republicanos -que están en la mayoría y presidente el comité- no han logrado respuesta.

“Mi propia hermana Juanita está en el proceso de ciudadanía”, dijo Gómez. “Para llegar a la entrevista solamente tuvo que esperar un año. No hay razón para que ella, que ha estado aquí desde los noventa, que es residente legal desde hace tanto tiempo, es una persona de record limpio y ha criado dos hijos ciudadanos, tenga que esperar tanto tiempo”.

Se supone que el congreso es el encargado de vigilar que las agencias del ejecutivo funcionen adecuadamente, añadió el congresista, pero indicó que “con este gobierno, parece que lo único que funciona es el sistema judicial”.

Según los datos existentes hasta marzo del 2018 -sin incluir los últimos seis meses- hay 753,000 casos pendientes en la fila de ciudadanía, prácticamente el doble de los que había a finales de 2015.  Los estados más afectados son California, Nueva York, Florida y Nueva Jersey.

El abogado y los líderes de organizaciones pro inmigrantes dijeron que tienen sus sospechas en torno a las razones y a la intención del tipo de “examen extremo” al que se está sometiendo a la mayoría de los solicitantes de ciudadanía.

La congresista Judy Chu, del Distrito 27 de  también Gómez dijo que era imposible no sospechar que detrás de los retrasos y el renovado escrutinio de los casos, hay una “intención política”. Dijo que, sin embargo, los residentes legales que deseen naturalizarse “deben seguir solicitando el proceso”.

“Un inmigrante está mucho más protegido con la ciudadanía”,dijo Chu.

Unos cincuenta congresistas así como cincuenta alcaldes de todo el país mandaron sendas cartas a USCIS  pidiendo cuentas sobre los retrasos.

La demanda pide que USCIS entregue una variedad de documentos, incluyendo :

Todas las comunicaciones entre USCIS y la Casa Blanca relacionadas al proceso de solicitudes.

Las estadísticas de aprobaciones y rechazos de solicitudes de naturalización

Recopilación de casos respecto a cómo se están resolviendo los retrasos.

Instrucciones y directivas de los cuarteles generales de USCIS a las diversas oficinas del país respecto a cómo se deben procesar las solicitudes

Las quejas presentadas por solicitantes respecto a cualquier trato discriminatorio, abusivo o inapropiado de parte de USCIS y sus empleados.