Vuelo de United Airlines aterriza con seguridad en Australia tras emergencia

La emergencia fue causada por poco combustible en el vuelo UA839 procedente de Los Ángeles
Vuelo de United Airlines aterriza con seguridad en Australia tras emergencia
Foto: Archivo/EFE

Un vuelo de United Airlines desde Los Ángeles aterrizó sin peligro en Sydney, en Australia, el jueves después de que el piloto advirtiera que el avión se estaba quedando sin combustible, dijeron las autoridades.

La aerolínea de EEUU dijo en un comunicado que el vuelo 839 aterrizó de manera segura en el Aeropuerto Internacional de Sydney “después de un problema mecánico”.

“La aeronave rodó hasta la puerta y todos los clientes desembarcaron normalmente”, dice el comunicado.

Los servicios de emergencia de Sydney comunicaron por radio que el avión que traía a 230 personas “tiene problemas de combustible y emitió un aviso de emergencia”. El portavoz de la Autoridad de Seguridad de la Aviación Civil de Australia, Peter Gibson, dijo que el avión tenía prioridad para aterrizar, pero que no estaba en peligro, reporta AP.

“Hay un estándar internacional que requiere que una vez que llegue a su reserva de combustible en un vuelo, tenga que declarar lo que se llama un ‘alerta de combustible'”, dijo Gibson.

“Lo que le dice al control de tráfico aéreo y a las aeronaves en el área es que necesita prioridad para entrar. No significa que se esté quedando sin combustible, aún le queda un montón de combustible, pero es una precaución decir “Estoy en mi reserva y debo entrar lo más rápido posible”, agregó Gibson.

Gibson dijo que los vientos en contra más fuertes que los pronosticados para el vuelo de 12,000 kilómetros (7,500 millas) a través del Pacífico podrían quemar más combustible del que se había planeado.

La policía dijo que se activó una respuesta de emergencia completa en el aeropuerto “después de que un piloto informó un problema”.

Algunas carreteras importantes que rodean el aeropuerto fueron cerradas como medida de precaución, dijo un comunicado de la policía.

La televisión de Nine Network informó que una de sus periodistas, Liz Hayes, estaba a bordo del avión y no había sabido de ningún problema.