5 cosas raras que ha confiscado la policía en autos que quieren atravesar la frontera entre México y Estados Unidos

¿Qué puedes y que no debes pasar por la frontera?
5 cosas raras que ha confiscado la policía en autos que quieren atravesar la frontera entre México y Estados Unidos
Paquetes de metanfetaminas incautados por el CBP en California.
Foto: Archivo / cbp.gov

La agencia de Aduanas y Protección de Fronteras de USA (CBP, por sus siglas en inglés) confisca a diario cientos de productos, animales y alimentos prohibidos para cruzar en su frontera con México, algunos de ellos escondidos de la forma más extraña en los compartimientos secretos de vehículos.

“Los productos que CBP impide que ingresen a los Estados Unidos son aquellos que perjudicarán la salud de la comunidad, la seguridad pública, los trabajadores estadounidenses, los niños o la vida animal y vegetal doméstica, o aquellos que derrotaron nuestros intereses nacionales. A veces, los productos que causen lesiones, o que tienen el potencial de hacerlo, pueden parecer bastante inocentes”, explica la Agencia en su sitio web.

Algunos ejemplos de artículos prohibidos que no se deben cruzar (o ocultar) por la frontera son: juguetes de aspecto peligroso, vehículos que no pasan los estándares de seguridad de USA, carne de monte y otras sustancias ilegales. Y los artículos que sí se pueden cruzar, pero requieren de un permiso, autorización o licencia especial son: armas de fuego, frutas y verduras, productos de animal y animales vivos.

Por supuesto siempre se oye acerca de la creatividad de ciertos contrabandistas para ocultar productos ilegales en sus vehículos. ¿Quieres saber qué cosas raras la policía de aduana ha confiscado en la frontera? Aquí te tenemos 5:

1. 230 libras de queso

La CBP te permitirá cruzar la frontera con cantidades razonables de alimentos, pero no 230 libras que obviamente se utilizarán para la revender – necesitas un permiso especial para eso –. La peor parte de todo es que la CBP anunció que este queso fue “destruido” después de haber sido confiscado en el 2013, y el traficante de 50 años, un residente de Colorado, tuvo que pagar una multa de $300, además de haber perdido su inversión en los productos de leche.

2. Tigre de Bengala, cachorro

En el 2017, ABC 10 reportó que la CBP confiscó a este animalito mientras viajaba en las piernas de un pasajero. Lo más extraño de todo es que los traficantes trataron de insinuar que el tigre era en verdad un gatito y no una criatura en peligro de extinción.  

Si quieres viajar con tu mascota por la frontera de México y USA, necesitas una serie de requisitos que consisten en certificar que tu animal está en condiciones saludables. Pero un tigre de bengala no es una mascota que puedas transportar, es un animal exótico no apto para ser domesticado.

 

3. 227 libras de bologna mexicana

Tan extraño como parezca, la CBP confiscó 23 embutidos de bologna en la frontera de El Paso, Texas. Los salchichones provenientes de México fueron astutamente escondidos en los compartimientos secretos del vehículo.

“La bologna es un producto prohibido porque está hecho de carne de cerdo y tiene el potencial de introducir enfermedades animales extrañas en la industria de la carne de cerdo de los Estados Unidos”, explicó la CBP en un comunicado.

 

4. Hombre sillón

Cabe mencionar que inmigrantes sin autorización legal para entrar al país no tienen permitido cruzar, o ser cruzados, por la frontera. Es por eso que algunos traficantes de inmigrantes (coyotes) llegan al extremo con tal de poder pasar a alguien al otro lado, como este hombre que fue disfrazado de sillón para poder entrar a USA en el 2001.

5. Gallos de pelea

Esta foto tomada en el 2010 por agentes de CBP, muestra a 17 gallos de pelea envueltos y encontrados en la camioneta de un ciudadano americano que trataba de cruzar a México por la frontera de San Ysidro. Así como los agentes evitan que artículos prohibidos lleguen a USA, ellos también se encargan de que nada ilegal llegue al territorio mexicano.

Hay personas que llegan a tener de 100 y hasta 300 gallos en sus casas, lo que supone un problema para sus vecinos, dicen las autoridades. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión