El fin del mundo llegará dentro de 22 años

El cambio climático no es solo un problema que las futuras generaciones deben enfrentar, ya está aquí y es peor de lo que pensábamos
El fin del mundo llegará dentro de 22 años
El calentamiento global amenaza los glaciares.
Foto: EFE

Un informe histórico del panel científico de las Naciones Unidas sobre el cambio climático ha alertado de la grave situación que vive el planeta y avisa de que puede ser irreversible tan pronto como dentro de 22 años.

El informe, publicado el lunes por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (un grupo de científicos convocado por las Naciones Unidas para guiar a los líderes mundiales), describe un mundo en el que aumentarán la escasez de alimentos e incendios forestales, y la muerte masiva de los arrecifes de coral que tanto perjudica al ecosistema.

El informe “es bastante impactante y preocupante“, afirmó Bill Hare, físico para Climate Analytics, una organización sin fines de lucro, en una entrevista para el The New York Times.

“No éramos conscientes de esto hace apenas unos años, pero el avance destructivo es alarmante”, reconoce.

El calentamiento global es un hecho y hay que ser conscientes de que la más mínima subida de temperatura es relevante y supone un grave problema. Aunque solo sean unas décimas o solo un grado lo que aumente de un año para otro,  trae graves consecuencias.

Esta es la conclusión a la que se ha llegado: el cambio climático matará a una cantidad significativa de personas si no hacemos algo sin precedentes en los próximos diez años.

Pero evitar el daño mencionado requiere transformar la economía mundial a una velocidad y escala sin precedente histórico, según informa el periódico.

Tomar medidas contra este trágico final al que vamos encaminados tendría  un costo muy elevado, de más de $ 54 billones de dólares. Y aunque en el informe se analiza que es posible lograr los cambios necesarios para frenar el calentamiento, los intereses económicos y políticos de algunas empresas y países lo hacen poco probable de conseguir.

Para la recuperación del planeta es necesario reducir los gases contaminantes y, por supuesto, eliminar el uso de carbón como fuente de energía.

Tres de los diez principales contaminadores son compañías de carbón, y está claro que cualquier sociedad racional que quiera preservar el planeta para las generaciones futuras debería retirarse de esta fuente de energía arcaica.

China está reduciendo ligeramente su dependencia del carbón, pero Rusia y los Estados Unidos en realidad están aumentando su producción.

Así que a menos que los principales líderes políticos tomen medias y se lleve a cabo un cambio radical en el actual sistema, el planeta colapsará  y las pérdidas serán cuantiosas, no solo en vidas humanas -sin duda lo más relevante- sino que también afectará a la economía global y local.