Inmigrantes deportados pueden perder la custodia de sus hijos

Expertos temen que más familias sufran esta tragedia debido a la política de cero tolerancia del gobierno Trump
Inmigrantes deportados pueden perder la custodia de sus hijos
La falta de coordinación entre autoridades estatales y federales es parte del problema
Foto: John Moore / Getty Images

Una investigación de AP prende las alarmas sobre las posibles consecuencias de la recia política de cero tolerancia del gobierno de Donald Trump.

De cuerdo con el extenso reporte se pudo establecer que padres inmigrantes deportados pueden perder la custodia de sus hijos con los padres de crianza estadounidenses.

Luego de revisar cientos de documentos judiciales, registros migratorios y realizar entrevistas tanto en Estados Unidos como en Centroamérica ​se encontró una falta de coordinación entre las autoridades estatales y federales que ha permitido que los jueces estatales otorguen la custodia de los niños a las familias que acogen a los menores inmigrantes sin siquiera notificar a los padres.

La falta de conexión entre el nivel federal y estatal para lidiar con los menores tiene un agravante y es que en virtud de la fallida política de separación familiar del gobierno Trump en la frontera sur, cientos de padres que fueron separados de sus hijos tras alegar que los obligaron a firmar documentos en los que aceptaban dejar a sus hijos en EEUU.

Uno de los casos reseñados en la investigación de AP es el de la salvadoreña Araceli Ramos Bonilla, que fue separada de su hija en 2015 durante casi dos años después de que un juez de Michigan le otorgó la custodia a los padres de crianza de la niña, después de que Bonilla había sido deportada.

Alexa, quien había sido traída a los Estados Unidos a la edad de 2 años, según los informes fue etiquetada como “menor no acompañada” después de que su madre fuera deportada. Más tarde, una familia de Michigan logró con éxito la custodia de ella.

Bonilla solo recuperó la custodia cuando los funcionarios del gobierno salvadoreño se involucraron y el Departamento de Justicia intervino.

Los expertos temen que muchas más familias inmigrantes sufran un destino similar bajo las duras políticas de inmigración del gobierno de Donald Trump.