Menor pierde oportunidad de amparo por error de ICE

Exámenes dentales y óseos han colocado a varios menores no acompañados en centros de detención para adultos
Menor pierde oportunidad de amparo por error de ICE
El Centro de Theo Lacy abrió en 1960 y es el más grande del condado de Orange, según su portal web. / fotos: Aurelia Ventura.
Foto: La Opinion

José, un menor no acompañado de Guatemala perdió la oportunidad de obtener el Estatus Especial de Joven Inmigrante cuando el Servicio de Migración y Aduanas (ICE), no quiso aceptar que el muchacho tenía 17 años, y no 18 años como lo determinaron unos exámenes dentales.

“Ahora estamos solicitando el asilo político, pero será mucho más complicado”, dice la abogada Lindsay Toczylowski, directora del Immigrant Defenders Law Center de Los Ángeles quien lleva el caso de José pro bono, sin cobro alguno.

José tiene 17 años y llegó a la frontera sur del país el 27 de octubre en busca de asilo político en los Estados Unidos, después de escapar del acoso de las pandillas en Guatemala, quienes le dispararon en el estómago después de que se negó varias veces a ser parte de esos grupos.

La abogada cuenta que los oficiales de migración en la frontera decidieron ponerlo en un refugio para menores de edad en el área de Los Ángeles.

“Él les dijo que tenía 17 años de edad, pero como no contaba con un certificado de nacimiento que lo probara, el ICE decidió hacerle un examen dental, el cual determinó que era muy probable, en un 85% que José tuviera 18 años, no 17 como les había dicho”,  precisa.

La defensora de José indica que tras las pruebas médicas sacaron al menor de un albergue y lo llevaron a Theo Lacy./ foto: Aurelia Ventura.

Con los resultados de los exámenes dentales, en noviembre, el ICE sacó al muchacho del refugio y se lo llevó a un centro de detención para adultos. “Pasó 10 meses entre el Centro de Detención Theo Lacy y James A. Musick en el condado de Orange”.

La defensora dice que les tomó meses probar que José tenía 17 años no 18 años. “Tuvimos que contratar un abogado para conseguir su certificado en Guatemala porque ni a través del Consulado de Guatemala se pudo obtener. No estaban seguros siquiera que fuera guatemalteco porque no se había registrado su nacimiento”, dice.

Finalmente cuando al fin pudieron probar que había nacido el 26 de octubre de 2000, ICE aceptó regresarlo al refugio para menores migrantes en el área de Los Ángeles.

Pero el daño ya estaba hecho, dice la abogada. “En dos semanas, José cumplirá 18 años. El estatus de joven inmigrante especial debe solicitarse antes de esa edad”, indica.

Lo que más le mortifica es que al cumplir los 18 años, lo más seguro es que los agentes del ICE arriben al refugio donde esté José, lo esposen y lo trasladen de nuevo a un centro de detención para adultos.

Aún más delicado es que José pasó mucho tiempo sin representación legal, y en ese lapso, tuvo que ir ante un juez y representarse él mismo en cuatro ocasiones sin saber inglés. “Le dieron una solicitud de asilo, pero como no la llenó, la juez ordenó su deportación sin importar su miedo de regresar a su país por las pandillas. Cada lunes lo traían a las oficinas de ICE en Los Ángeles con la intención de deportarlo. José apeló el fallo de esa juez”, indica.

La abogada dice que ella tomó el caso de José cuando ya tenía la orden de deportación. Lo que ha hecho ahora es solicitar el asilo para el muchacho.

“Él tiene un buen caso por el trauma y la persecución que vivió en Guatemala”, dice.

Anhela que en lugar de llevarse al muchacho a un centro de detención de ICE, lo liberaran, basado en el error que cometieron al ponerlo en custodia con otros adultos en lugar de dejarlos con los menores.

“Es muy raro que esto pudiera ocurrir”, comenta. Usualmente cuando un menor en un refugio cumple los 18 años, se lo llevan a los centros de detención para adultos.

El menor pasó 10 meses entre el Centro de Detención Theo Lacy y James A. Musick, dijo su abogada. ./ getty

“José tiene algunos familiares lejanos en el país. Su familia se encuentra en Guatemala. Nosotros estamos buscando apoyo con nuestros socios y patrocinadores para encontrarle un lugar donde vivir para cuando salga libre”, menciona la abogada.

Dice que por primera vez en el año que lleva en el país, se siente confiado y con menos miedo. “Está muy agradecido por la ayuda que se le ha dado y muy dedicado a su caso. En el refugio, está yendo a la escuela y recibe terapia. Se siente más cómodo ahí que en los centros de detención para adultos”, comenta.

Comenta que pidió permiso al albergue para que José pudiera hablar con la prensa, pero no ha tenido respuesta.

Menores mezclados con adultos

En mayo de este año, un reporte de Reveal del Centro de Periodismo de Investigación (Center for Investigative Report) reveló que José es parte de un número indeterminado de menores inmigrantes que han sido puestos en centros de detención para adultos con base en el uso de radiografías de dientes y huesos para determinar la edad de los menores no acompañados.

Según reportaron, en 2007 un comité del Congreso ordenó al Departamento de Seguridad Nacional dejar de hacer esos procedimientos en los jóvenes; mientras que una auditoría federal cuestionó la validez científica de las radiografías dentales y óseas para determinar la edad con precisión.

Además un año más tarde, el mismo comité del Congreso manifestó su preocupación por mezclar jóvenes con adultos en los centros de detención de migración por la posibilidad de abusos. Pero la práctica ha continuado como lo pudimos ver en el caso de José.

Con frecuencia los menores no acompañados no tienen actas de nacimiento, por lo que las autoridades de migración están legalmente obligadas de determinar su edad en pocos días.

Estatus Especial de Inmigrante Juvenil

Los niños que califican para el Estatus Especial de Inmigrante Juvenil  tienen que ir a una corte juvenil o familiar estatal para exponer la necesidad de ser protegidos por los Estados Unidos, debido a que han sido víctimas de descuido, abuso o abandono en sus países de origen, y no estarían a salvo si regresan.

En 2011, el gobierno autorizó 1,869 peticiones del Estatus. En 2017, concedió 11,355. Esto habla del alza que registro el programa en menos de diez años.

A partir de este año, la administración Trump hizo cambios al programa Especial para los Jóvenes Inmigrantes, y deja por fuera a quienes tienen más de 18 años al momento de la solicitud. Es decir que ya no califican los mayores de 21 años.