Padre de familia es arrestado por ICE y deportado el mismo día

En Rialto, Carlos Evangelista fue detenido camino al trabajo; hoy está en México
Padre de familia es arrestado por ICE y deportado el mismo día
Carlos Evangelista Estrada junto a su esposa Enedilia Santos esperan un bebé. / foto: suministrada.
Foto: suministrada

A Carlos Evangelista Estrada, los agentes del Servicio de Migración y Aduanas (ICE), lo arrestaron ayer temprano a una cuadra de su casa cuando iba con otros compañeros de trabajo a laborar en la construcción. Ese mismo día, horas más tarde, lo deportaron.

Su esposa Enedilia Santos embarazada de seis meses, apenas si puede hablar con el impacto de la noticia de que la Migra se llevó a su esposo.

“Eran entre las 7:30 y las 8:30 de la mañana cuando agentes de ICE, ordenaron parar el auto donde iba. A mi esposo le pidieron una identificación. Él les mostró su matrícula consular mexicana y se lo llevaron. A los compañeros que iban con él, no les hicieron nada, los dejaron ir”, dice.

Los hechos ocurrieron el miércoles 10 de octubre en la ciudad de Rialto, en el condado de San Bernardino.

Enedilia dice que una noche antes, el martes 9 de octubre, los agentes de la Migra tocaron la puerta de su casa como a las ocho de la noche. “Mi suegra les abrió, y le preguntaron por otra persona que no vive ahí. Ella les dijo que no lo conocía. Preguntaron quiénes más vivían ahí, y ella les dijo que su hijos, pero que ya estaba descansando. Los agentes del ICE se fueron”, cuenta.

Por la mañana temprano, antes de que Carlos Evangelista Estrada se fuera al trabajo, sus padres le comentaron del incidente. “Él se quedó tranquilo porque su récord está limpio”, cuenta Enedilia.

Enseguida sus suegros salieron caminando a la tienda, y fueron abordados en la calle por los agentes de migración. “Le pidieron su identificación a mi suegro, la vieron y lo dejaron ir”, dice.

Más tarde, los mismos agentes arrestaron a Carlos Evangelista cuando iba al trabajo.

No conforme con llevárselo, Enedilia dice que los agentes de migración regresaron a su casa, la rodearon y les estuvieron tocando la puerta. “Ya no les abrimos. Estuvieron esculcando la yarda. No sé qué querían. Pero nos dio mucho miedo porque ni yo ni mi suegra tenemos papeles”, cuenta con tristeza.

Carlos tiene 30 años de edad. Vino de Jalisco, México en 2005. En 2011 tuvo problemas y lo deportaron, pero él regresó. Carlos tienen dos hijos de 8 y 5 años de una relación previa. Enedilia, con quien espera su tercer hijo, dice que están juntos desde hace dos años. Ella a su vez tiene dos hijos de 13 y 10 años de una relación previa.

Lo que Enedilia más deseaba era que no deportaran a su esposo, y le dieran la oportunidad de quedarse en el país con ella y sus hijos, pero se derrumbó cuando su esposo le habló a un hermano por teléfono para decirle que ya lo llevaban camino a deportar.

“Ya no hay nada que hacer”, dice entristecida.

Esta madre piensa que el arresto de su esposo está ligado a una detención que ocurrió hace dos meses. “Mi esposo estaba afuera de la casa. La policía de San Bernardino llegó y se lo llevó detenido que porque debía unas multas de tránsito. Al día siguiente lo dejaron salir. Pero mi esposo se quedó tranquilo porque contrató un abogado que lo ayudó a limpiar su récord después de pagar las multas”, dice.

Cree que el ICE se dio cuenta que su esposo estaba de nuevo en el país después de su deportación en 2011, porque entró a los expedientes de la policía de San Bernardino o porque ellos les avisaron.

Hay que recordar nuestros derechos

Emilio Amaya García, del Centro de Servicios Comunitarios de San Bernardino, una organización no lucrativa que lleva la defensa legal de inmigrantes, dijo a La Opinión que es lamentable que los oficiales de ICE recurran a una serie de tácticas cuestionables para detener a personas que buscan o quieren ubicar, como el uso de amenazas o intimidaciones para forzar a las personas a dar información sobre supuestos infractores de la ley.

En su página de Facebook, Amaya García confirmó que hubo un operativo de ICE en el área de 900 W de la calle Segunda de Rialto, California.

“Aparentemente andan en busca de algunas personas y han estado tocando puertas y ventanas de algunas casas. En la mañana arrestaron a una persona y regresaron hace unos minutos. Hay necesidad de recordar nuestros derechos legales, principalmente el derecho a mantener silencio y no abrir sus puertas a menos que tengan orden de arresto”, publicó.

La Opinión contactó a Lorie Haley, vocera de ICE para conocer las razones del arresto y deportación exprés de Carlos. Ella dijo que esparaba tener la información el 11 de octubre.