Trump repite amenaza de eliminar ciudadanía por nacimiento y enviar más tropas a la frontera

Cuando faltan 6 días para los comicios que definirán el control del Congreso y el futuro de su agenda, Trump retoma su tema electoral favorito: un ataque a los inmigrantes

La caravana continúa su paso hacia EEUU.
La caravana continúa su paso hacia EEUU.
Foto: EFE/María de la Luz Ascencio

WASHINGTON— A menos de una semana de los comicios legislativos de mitad de término, el presidente Donald Trump repitió este miércoles su amenaza de eliminar “a como sea” la ciudadanía por nacimiento, un derecho consagrado en la Constitución,  a la vez que insistió en que podría enviar a hasta 15,000 soldados a la frontera contra la caravana migrante.

En declaraciones a la prensa antes de viajar a un mitin político en Florida,  Trump dijo que podría enviar a entre 10,000 y 15,000 soldados adicionales a combatir la inmigración ilegal en la frontera y nuevamente culpó a los demócratas de impedir una reforma migratoria resguardar la seguridad fronteriza.

Trump hizo el anuncio mientras el Pentágono prepara el despliegue de unos 5,200 soldados para este fin de semana, por encima de los 2,100 de la Guardia Nacional que están desplegados en la zona desde abril pasado.

En la mañana, emitió una serie de mensajes por Twitter en los que repitió su amenaza de eliminar la ciudadanía por nacimiento y sus ataques contra la caravana migrante de Centroamérica.

Aunque líderes de su propio partido han dejado en claro que Trump no puede eliminar de forma unilateral la Enmienda 14 de la Constitución, el mandatario dijo que la erradicará “de una u otra forma”, y repitió argumentos contra ese derecho sin ofrecer pruebas.

“La llamada ciudadanía por nacimiento, que le cuesta a nuestro país miles de millones de dólares y es muy injusta con nuestros ciudadanos, será eliminada de una u otra forma. No está cubierta por la Enmienda 14 por las palabras ´sujetos a la jurisdicción de”. Muchos académicos legales están de acuerdo…”, argumentó Trump.

Pero Trump omitió mencionar que prominentes líderes republicanos, entre éstos el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, varios comentaristas conservadores, y la mayoría de expertos en asuntos constitucionales advirtieron de que la Enmienda 14 sólo puede eliminada o modificada mediante un complejo proceso constitucional.

Trump replicó hoy que Ryan debe centrarse en mantener la mayoría republicana en el Congreso “en vez de opinar… sobre algo de lo que no sabe nada!”, y reiteró que con un Legislativo conservador cerrará “las lagunas migratorias” y resguardará la seguridad fronteriza.

Por otra parte, el mandatario también afirmó que el asunto se resolverá en el Tribunal Supremo,  aparentemente desconociendo que la máxima corte del país ya se ha pronunciado sobre el tema y reafirmado ese derecho constitucional.

Trump tampoco ofreció pruebas del presunto costo de ese derecho constitucional, que además protege a todas las personas nacidas en este país, independientemente del origen nacional o estatus migratorio de sus padres.

En una entrevista con “Axios”, donde propuso originalmente su idea, Trump sugirió que las personas que obtienen la ciudadanía por nacimiento gozan de sus “beneficios” durante décadas, sin mencionar que un cambio terminaría perjudicando a todos los estadounidenses.

José Aristimuño, estratega demócrata y presidente de la consultora NOW Strategies, advirtió de que los votantes no deben dejarse engañar por Trump, porque “sabe muy bien que no tiene la autoridad constitucional para eliminar la ciudadania” a personas nacidas en EEUU.

“Son estrategias para confundir al electorado y energizar a los votantes mas extremistas del Partido Republicano antes de las elecciones de medio término. No nos dejemos engañar”, enfatizó. 

Es que el mandatario recurrió otra vez a su tema electoral favorito al retomar sus ataques contra la caravana migrante que atraviesa México rumbo a la frontera sur de EEUU, aunque ahora su número se ha reducido a unos 3,500.

“Nuestro Ejército se está movilizando en la frontera sur. Muchas tropas más llegarán. No permitiremos que entren al país estas caravanas, también compuestas por muy malos criminales y pandilleros. Nuestra frontera es sagrada, tienen que entrar legalmente. Devuélvanse!”, enfatizó.

Según el Pentágono, el nuevo despliegue de soldados en activo permanecerá en la zona hasta el próximo 15 de diciembre, pero no ofreció un estimado del costo.

El costo total por el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera durante dos años bajo la Administración Bush, de 2006 a 2008, y por otro similar bajo la Administración Obama, entre junio de 2010 y septiembre de 2011, fue de $1,350 millones, según indicó en 2011 un análisis de la Oficina de Supervisión del Gobierno, el brazo investigador del Congreso.

Un desplazamiento militar de 45 días, como el que ahora realizará el Pentágono, tendría un costo de alrededor de $35 millones.

Alrededor de 2,100 miembros de la Guardia Nacional se encuentran en la zona desde abril pasado, dando apoyo logístico a la Patrulla Fronteriza, pero sin autoridad para hacer arrestos de inmigrantes indocumentados.

Trump se refirió a que miembros de la caravana atacaron a soldados mexicanos en la frontera sur de ese país para continuar su paso por México.

Sin embargo, las autoridades mexicanas indicaron que nadie resuelto herido en el incidente en el que lograron el arresto de dos jóvenes hondureños.

Activistas de la comunidad inmigrante y analistas políticos de centros no partidistas han dejado en claro que los integrantes de la caravana vienen desarmados, son personas que huyen de la violencia en Honduras, El Salvador y Guatemala, y no suponen una amenaza para la seguridad fronteriza o la seguridad nacional.

Es que, a seis días de los comicios de mitad de término, que definirán el control del Congreso y el futuro de su agenda conservadora, Trump intenta retomar los titulares de primera plana con advertencias sobre una supuesta “invasión” de criminales en la frontera.

Paradójicamente, aunque su retórica puede movilizar a su base, especialmente a miembros de la ultraderecha, también lo está haciendo para votantes de la oposición, según observadores.