¿Qué se espera que haga López Obrador con los migrantes?

Activistas y analistas confían en un cambio favorable en la política migratoria del presidente electo de México
¿Qué se espera que haga López Obrador con los migrantes?
La caravana de migrantes en México.
Foto: EFE

MEXICO – Defensores de derechos humanos de los migrantes, activistas y académicos confían en que el nuevo gobierno encabezado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador dará un cambio  radical en la política migratoria. Esto implica una lista de exigencias a favor de la inmigración indocumentada que se arrastra desde hace años.

Declarar a México un país de refugio; la declaración de ciudades santuario; visas laborales y de tránsito; convenios de contratación temporal en colaboración con Estados Unidos y Canadá así como apoyos para el desarrollo regional vigilado en el Triángulo del Norte que abarca Guatemala, El Salvador y Honduras.

“Con todos los problemas y el trabajo mal pagado que hay en México, aún así este país es mejor para quienes huyen de Centroamérica”, advirtió Primitivo Rodríguez, analista fundador de la Coalición por los Derechos Políticos de los Mexicanos en el Extranjero.

Rodríguez es uno de los firmantes de una carta de observadores binacionales (pricipalmente de universidades mexicanas, canadienses y estadounidenses) dirigida a la administración que encabezará AMLO y, en la cual, se hace ver la necesidad de tender la mano a la migración en situaciones de emergencia como el reciente éxodo masivo y para un futuro.

En ella solicitan, además del refugio y el apoyo a proyectos de desarrollo, los permisos de tránsito hasta por 60 días a quienes forman parte de las caravanas y buscan ingresar a Estados Unidos para solicitar refugio en ese país.

“No se debe tener miedo de que se queden en México: sería muy benéfico. No hay un solo caso de  grandes migraciones mundiales en el cual no haya sido benéfico, además de que  se pondría un alto a los crímenes que actualmente ocurren contra los indocumentados ”, atajó Rodríguez.

Javier Urabano, investigador del departamento de Estudios Internacionales de la Universidad Iberoamericana, coincidió con esta percepción. De acuerdo con sus análisis académicos, México tiene capacidad para dar empleo temporal a los migrantes y mejorar la voluntad política para dar asilo.

“Quizá no pueda dar asilo al 100% de quienes lo solicitan pero sí mucho más de lo que hasta ahora ha dado”, advirtió.

Por ello, Instituto para las Mujeres en la Migración, una organización civil binacional activa en el tema, considera que México deberá aplicar el concepto “Prima Facie” (autorizado en su legislación) que consiste en abrir expedientes de refuguio a grandes contingentes cuando hay incapacidad del Estado para procesar sus solicitudes de forma individual.

“Es de conocimiento público que la COMAR (el organismo encargado) no cuenta con la capacidad operativa y humana: existen solicitudes de asilo desde 2016 que no ha resuelto, y en 2017 de las más de 14 mil solicitudes realizadas más del 50% siguen sin resolución”, observó Gretchen Kuhner, fundadora de la organización.

Pero más allá de coyunturas, los analistas opinan que se debe prevenir el éxodo desordenado con apoyo al desarrollo, una propuesta que también ha empujado el futuro gobierno mexicano.

“Hay mecanismos de vigilancia para evitar la corrupción”, dijo Urbano. “Pero se les debe apoyar porque está claro que los centroamericanos no saldrá de sus problemáticas actuales sin el respaldo internacional”.