Millones de votantes salen a las urnas en “referendo” a mandato de Trump y los republicanos

Más de 34 millones de personas votaron por adelantado antes del martes, y ambos partidos movilizan ferozmente a sus votantes en su lucha por el control del Congreso
Millones de votantes salen a las urnas en “referendo” a mandato de Trump y los republicanos
La lluvia en partes de la costa Este no frenó el entusiasmo electoral, en comicios que son "plebiscito" sobre Trump. Foto: María Peña/Impremedia
Foto: María Peña

WASHINGTON— Millones de votantes acudieron este martes a las urnas desde tempranas horas, comenzando en la costa Este, para determinar no sólo el control del Congreso sino también el futuro de la agenda política del presidente Donald Trump, quien ha calificado los comicios como el primer “referendo” nacional sobre su mandato.

Los comicios de mitad de término, los primeros bajo la presidencia de Trump, definirán la composición ideológica de los 435 escaños de la Cámara de Representantes y 35 del Senado, 36 gobernaciones, y centenares de puestos locales y estatales.

Según “Open Secrets.org”, solo las contiendas para el Congreso han costado poco más de $5,100 millones en 2018 y, en el marco de una volátil polarización política, son además las más reñidas en la historia reciente del país.

Más de 34,3 millones de personas votaron por adelantado antes de hoy, batiendo la cifra de las elecciones de mitad de término de 2014, según la página web “US Election Project”,  aunque el “factor Trump” permanece impredecible hasta el cierre de los últimos centros de votación en la costa Oeste.

Lo que sí está claro es que Trump ha recurrido a una retórica anti-inmigrante, similar a la que usó para arrancar su candidatura presidencial en 2015, para movilizar a su base, con advertencias de que votar por los demócratas es promover “fronteras abiertas” y la criminalidad, y poner en peligro la herencia cultural del país.

Pero, según la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos (NALEO), sus ataques contra una “invasión” de migrantes centroamericanos –en una caravana que todavía está lejos de la frontera sur- también están movilizando a los votantes hispanos.

En general, las encuestas apuntan a que los votantes han salido a votar motivados por asuntos de justicia social como la economía, la cobertura médica y, en el caso de muchos hispanos, el futuro de la política migratoria en el país.

No ha habido incidentes de fraude electoral o irregularidades, como ha hecho creer Trump, pero los problemas más frecuentes han sido problemas con las máquinas de votación, centros de votación que no abrieron puntualmente, o votantes que se equivocaron de recinto electoral,  indicó “US Election Project”.

El “plebiscito” sobre Trump

La lluvia fuerte e intermitente en toda el área de la capital estadounidense no pareció frenar el entusiasmo de los votantes, a juzgar por las largas colas en los centros de votación en Washington y suburbios aledaños en Maryland y Virginia.

Con paraguas en mano y botas para protegerse del lodo, centenares hicieron cola desde temprano en la escuela secundaria de Gaithersburg, en Maryland,  entre éstos la familia del salvadoreño Fidel Cañas.

Fidel Cañas y su esposa, Yesenia, votaron en Gaithersburg (Maryland), motivados por asuntos como la salud e inmigración. Foto: María Peña/Impremedia

“Venimos a votar porque pensamos que es nuestra obligación y derecho;  hay mucha adversidad en el país y podemos expresarnos a través del voto. Nos preocupan los recortes en la salud, y también nos preocupan los comentarios racistas del presidente Trump”, dijo Fidel Cañas.

“Los latinos siempre hemos contribuido a este país, acá nada es gratis, todos pagamos impuestos, así es que es mentira que seamos una carga. Ahora (Trump) propone quitarle la ciudadanía a nuestros hijos nacidos acá, y eso no está bien”, agregó.

Por su parte, Adriana Jiménez, nacida en EEUU de inmigrantes salvadoreños, dijo que votó en Clarksburg (Maryland) “por todos los latinos que no pueden hacerlo” y porque quiere que los políticos hagan una diferencia y un cambio en asuntos como inmigración y los derechos de las mujeres.

“A través de mi voto, estoy escogiendo a políticos que sé que harán una diferencia. Me preocupan los asuntos de educación, inmigración y los derechos de las mujeres, pero el mensaje de Trump no influyó en mi decisión de votar hoy”, afirmó Jiménez.

Las hermanas Adriana y Gaby Jiménez, nacidas en EEUU de padres salvadoreños, votaron “por los latinos que no pueden votar”. Foto: suministrada

Su hermana menor,  Gaby Jiménez, salió a votar por primera vez en Elon (Carolina del Norte),  porque, en su opinión, los políticos de raza blanca no entienden los problemas que afrontan millones de mujeres minoritarias como ella.

“Estas elecciones son tan importantes como las presidenciales, y esta es mi oportunidad de dar mi opinión y exigir un cambio en los asuntos y reformas que son importantes en nuestra sociedad. Voto por primera vez porque me importan, sobre todo, los asuntos de educación, los derechos de la mujer, inmigración y el cambio climático”, afirmó.

Las Jiménez son universitarias y figuran entre el 40% de votantes menores de 30 años que votarán en este ciclo electoral, según un estudio de Harvard.

Pero Dave Hobbs dijo que votó por los republicanos “de arriba a abajo en la papeleta”, porque está satisfecho con la gestión de Trump y sus aliados republicanos en el Congreso.

David Hobbs está contento con Trump y votó 100% por los republicanos. Foto: María Peña/Impremedia

“El país ya estaba dividido, y creo que el presidente Trump han  hecho un buen trabajo. Necesitamos seguridad en la frontera, y yo sí creo que él podrá unir al país”, argumentó Hobbs.

La salvadoreña Carmen Mendoza también dijo confiar en que Trump “hará mejoras en el país”,   aunque no está contenta con su retórica incendiaria contra los inmigrantes, “porque no todos son criminales”.

La salvadoreña Carmen Mendoza no está contenta con la retórica anti-inmigrante de Trump pero cree que él hará “mejoras” en EEUU. Foto: María Peña/Impremedia

Mientras, en el bastión republicano de Gainesville (Virginia), Orlando Lizama y María Teresa Ramírez, una pareja de inmigrantes chilenos, esperaron casi una hora en cola para votar, aún bajo una intensa llovizna.

Orlando Lizama y María Teresa Ramírez, de origen chileno, votaron por un cambio en las divisiones del país. Foto: suministrada

Ramírez aseguró que no sabe mucho de política ni está segura de que los demócratas arrasarán en la deseada “ola azul”, pero con su voto quiere enviar un mensaje de “rechazo a un presidente que nos ha avergonzado con sus medidas sexistas, su aislacionismo, su desprecio hacia las mujeres y su racismo”.

Por su parte, Orlando, un periodista jubilado, consideró que es difícil ser objetivo porque “las posiciones políticas se han hecho muy extremas para esta elección”, y los medios de información tradicionales “abandonaron hace mucho su imparcialidad y han dejado de ser independientes”.

“Las encuestas no son confiables.  Pero lo que se huele es que éste será un dictamen sobre el gobierno de Donald Trump, y no será solo una resolución local, como han sido tradicionalmente las elecciones de este tipo”, vaticinó.

Los demócratas han invertido más de $30 millones en campañas de acercamiento a las minorías, como parte de una “estrategia de 50 estados”,  y esperan que votantes como algunos de los entrevistados por este diario les permitan la “ola azul” que arrase con sus rivales republicanos.