Un pescador rescata a un bebé del mar pensando que era una muñeca

El pescador inicialmente ignoró al bebé, que flotaba en el agua, ya que pensó que era un juguete

Malachai Reeve, un niño de 18 meses, estaba acampando con su familia cerca de la playa Matata, en Nueva Zelanda, cuando sus padres se quedaron dormidos en su tienda y no se dieron cuenta de que el pequeño se alejaba en dirección al agua.

El niño se adentro en el mar unos 50 pies (unos 15 metros) antes de que, por suerte, un pescador de la zona, Gus Hutt, lo agarrara del brazo y lo sacara del agua.

Fue una suerte que lo hiciera, porque, en un principio, el pescador pensó que se trataba de un muñeco.

“Su rostro parecía porcelana, con su pelo corto humedecido”, dijo Hutt al New Zealand Herald. “Pero luego soltó un pequeño chillido y me di cuenta de que era un bebé y estaba vivo'”.

Hutt explicó que casi se trata de un milagro, ya que él no suele pescar en esa zona, sino un poco más abajo en la playa. Si hubiera estado en su lugar habitual no hubiera visto al pequeño.

La madre de Malachai, Jessica Whyte, según informan medios locales, afirma que se despertó con las autoridades ya en el campamento, preguntándole si había perdido a su bebé porque habían encontrado uno en el agua.

Whyte le dijo a la organización local de noticias Stuff que pensó que era una broma, pero su corazón se hundió cuando vio a Malachai, frío y morado, en el área de recepción del campamento.

Whyte explicó que su hijo normalmente duerme toda la mañana, pero debe haberse despertado debido al sonido de las olas.

Más tarde descubrieron el camino que Malachai tomó hacia el mar siguiendo un rastro de huellas diminutas en la arena.

Según los oficiales de emergencia, Malachai salió ileso del incidente.