Gerardo Bazúa y Paulina Rubio concluyen enfrentamiento y viven, ahora, un final feliz

La historia de esta pareja parece que ha tenido un desenlace feliz y lleno de cordialidad
Gerardo Bazúa y Paulina Rubio concluyen enfrentamiento y viven, ahora, un final feliz
Paulina Rubio y Gerardo Bazúa cuando eran pareja.

El secreto a voces que era la separación de Paulina Rubio y su última pareja Gerardo Bazúa se confirmó de la peor manera posible el pasado septiembre, cuando el cantante recurrió a sus redes sociales para denunciar que llevaba cuatro meses sin recibir noticias del único hijo que tienen en común y amenazar además con emprender acciones legales si esa situación no cambiaba.

Tras unas semanas muy tensas, que hacían sospechar que la chica dorada acabaría enfrentándose a una nueva batalla legal similar a la que mantuvo con su ex marido Nicolás Vallejo-Nágera por la custodia de su primogénito, se produjo un giro inesperado de los acontecimientos cuando Gerardo fue visto acudiendo a casa de la estrella en Miami para recoger a su pequeño Eros, lo que venía a confirmar de forma indirecta que la ex pareja había conseguido llegar a un acuerdo acerca de cómo educarían juntos a su retoño.

Ahora el propio Gerardo ha querido aclarar que, efectivamente, la historia ha tenido un desenlace feliz y la cordialidad vuelve a definir su trato con Paulina.

Estoy bien. Como siempre he dicho, creo que de repente se tornan las noticias solo a mi hijo, y yo tengo tres hijos y todos son igual de importantes y trato de estar siempre en paz con sus mamás, respetando la vida de cada quien. El respeto y el derecho general a la paz, eso es lo más importante para mí”, ha afirmado en unas nuevas declaraciones al programa ‘Despierta América’ de la cadena Univisión, sin perder en ningún momento la calma que ha caracterizado en todo momento su comportamiento en los últimos y difíciles meses.

De sus palabras se desprende, sin embargo, que no se arrepiente de ninguna de sus acciones pese a que haya decidido perdonar y olvidar: “Estoy en paz. Uno hace cosas y creo que tiene que pasar una reacción correspondiente a otra acción, y siento que son cosas muy naturales.”

De paso, el músico también ha querido restar importancia al hecho de que en su momento publicara una fotografía en la que se podía apreciar el rostro de su hijo Eros, que su famosa madre trata de no mostrar en las redes sociales, en el mensaje con que le reprochaba a esta su actitud tras su ruptura, recordando que él -que es padre de otros dos niños fruto de una relación anterior- siempre ha sido mucho menos estricto en ese sentido que Paulina.

Siempre comparto fotos, no nada más con Eros, también con Sebastián y con Gerardito. De repente los meto en mis Stories de Instagram y cuando estoy con ellos siempre estoy rodeado de amor y trato de demostrar el amor que les tengo a mis hijos“.