Concacaf niega cualquiera de sus sedes para la final River-Boca

El 'gran partido' de la Copa Libertadores anda sin rumbo... y sin recinto
Concacaf niega cualquiera de sus sedes para la final River-Boca
La CONMEBOL busca sede para la final de la Copa Libertadores 2018 y la Concacaf ya les cerró las puertas.
Foto: Marcelo Hernandez / Getty Images

Si algo faltaba para aderezar la fallida final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors era el afán de protagonismo de un tercero que no viene al caso. Y ya sucedió…

La Concacaf anunció oficialmente a través de un comunicado que “no permitirá que en alguno de sus países afiliados se celebre el partido por el título de la Copa Libertadores”, adelantándose a cualquier decisión que eventualmente se llegara a tomar en Asunción, Paraguay, sobre la posibilidad de que el juego se trasladara a alguna ciudad en Estados Unidos.

La Conmebol ya comunicó que el partido se disputará el 8 o 9 de diciembre, en horario y sede por confirmar, pero se había manejado la alternativa de Estados Unidos y extraoficialmente la de la ciudad italiana de Génova, por razones históricas y de promoción a la cuna de muchos inmigrantes que ayudaron a constituir Argentina.

Los Emiratos Árabes era otra opción para que el juego se llevase a cabo, sobre todo por la premura que entraña el retraso de la presentación de un campeón de la zona para que dispute a su vez el Mundial de Clubes en ese territorio del medio oriente.

Lamentable o afortunadamente a la Conmebol no le quedan muchas opciones, una de ellas es que la vuelta de la final se juegue en el estadio Defensores del Chaco en Asunción, pero aún no hay mucha luz sobre eso. La otra es declarar campeón a Boca en la mesa, sin duda una de las más rápidas, aunque la más polémica y menos redituable.