Empresario de SoCal lleva cheques de $1,000 a los estudiantes de Paradise

Bob Wilson llegó a Chico con dos maletas de cheques para estudiantes y personal de Paradise High School
Empresario de SoCal lleva cheques de $1,000 a los estudiantes de Paradise
California sigue bajo fuego.
Foto: EFE/EPA/PETER DASILVA

Bob Wilson , un hombre de negocios del sur de California, llegó a Chico con dos maletas, cada una rellena con cheques de $ 1,000. Hay uno para cada uno de los 1,085 alumnos y el personal de Paradise High School, desplazados de su escuela por el incendio Camp que destruyó el pueblo de Paradise en el norte del estado,  informa ABC7 News.

“Estos son los cheques que van a los estudiantes”, dijo Wilson, mientras abría una de las maletas. “Solo quería ver si podía hacer algo para poner una sonrisa en sus rostros, alejar sus mentes de lo que pasó, por un corto período de tiempo”.

La directora de Paradise, Loren Lighthaul, dice que la escuela sigue en pie, pero más del 90 % de los estudiantes y el personal perdieron sus hogares.

El regalo personal de Wilson, que suma $ 1,1 millones, será una gran ayuda.

“Muchos de los niños simplemente entregarán los cheques a sus familias”, dijo Lighthaul, “Para artículos esenciales básicos como comida y gas”.

En Paradise, ABC7 News se encontró con el director de de la oficina de Emergencias del gobernador de California (OES, por sus siglas en inglés), Mark Ghillarducci, mientras recorría el área del incendio bajo la lluvia, un área que requerirá un esfuerzo de limpieza sin precedentes.

La cantidad de escombros causados por el fuego podría exceder los 6 millones de toneladas, al menos tres veces mayor que la de todos los incendios de North Bay del año pasado.

“Realmente son 360 grados de destrucción”, explicó Ghillarducci. “Estas son empresas y hogares que están 100 % destruidos, infraestructura perdida, carreteras dañadas”.

La limpieza comienza con la eliminación de materiales peligrosos, en las próximas semanas.

En Chico, una familia evacuada solo se preocupa por dónde dormirán esta noche.

Se encuentran entre los 81 evacuados que tuvieron que mudarse de la Iglesia Vecinal en Chico, mientras la Cruz Roja consolida sus refugios en Gridley, a unas 30 millas de distancia.

“Ha sido difícil. Somos la única familia que está aquí”, dijo Canvis Villanueva, mientras esperaba a un taxi con su esposo y sus dos hijos, de 1 y 3 años. “Esperemos que Dios tenga algo preparado para nosotros”.