Modales electrónicos: Normas de comportamiento para pagos P2P

Modales electrónicos: Normas de comportamiento para pagos P2P

A Ben Bernard lo dejaron plantado por Venmo, frente a todo el mundo.

El comercializador digital con sede en Boston salió por segunda vez con un hombre que había conocido en línea. Los dos acordaron dividir la cuenta y Bernard pagó la cena con su tarjeta de crédito. Luego, su cita envió un mensaje de texto a Bernard a través de Venmo, el servicio de pago electrónico entre pares. (Averigua cómo le fue a Venmo en la revisión de Consumer Reports sobre los servicios de pago P2P móviles).

Su cita también agregó dos emoticones a su texto: una mano que hace un signo de paz y la palabra “FIN”. 

Los amigos vieron el texto en el contenido reciente de texto público de Venmo. “Me enviaron capturas de pantalla y me dijeron: ‘¿Qué significa eso?'”, recuerda Bernard.

“Fue una manera incómoda de decirme que estábamos rompiendo”, agrega. “Se sintió como cuando uno de los novios de Carrie Bradshaw en ‘Sex and the City’ la deja con una nota en un Post-it”. 

Las nuevas normas de comportamiento para P2P

Los servicios móviles de pago entre pares han revolucionado la forma en que los consumidores se pagan entre sí por comidas compartidas, alquileres, regalos grupales e innumerables transacciones financieras adicionales. Si estás comprando entradas para conciertos para un grupo, tus amigos pueden pagar su parte de forma electrónica e instantánea con una aplicación de Apple Pay, Cash App de Square, Venmo, Zelle o un servicio similar. Con un par de toques en la pantalla de un teléfono inteligente, el dinero se dirige hacia tu cuenta P2P o tarjeta de débito.

Pero el servicio P2P también tiene el potencial de generar fricciones entre familiares, amigos, intereses amorosos y colegas. Si bien es fácil realizar pagos electrónicos y solicitarlos, no es tan fácil discernir las nuevas reglas de compromiso.

“Estas aplicaciones permiten que las transacciones se realicen sin que la vida se interponga”, señala Thomas P. Farley, un experto en normas de comportamiento con sede en New York, también conocido como el Señor modales. “Pero, a medida que adoptamos la tecnología, es importante tener un conjunto de normas para que la educación no se olvide”.

Aquí hay algunas pautas para evitar la interrupción de tus relaciones en el mundo de los pagos P2P y saber qué tolerar de los demás.

No pidas hasta el último centavo

Las aplicaciones como Splitwise permiten a los usuarios dividir facturas al centavo y los servicios P2P hacen que sea muy fácil solicitar y pagar pequeñas sumas, incluso hasta el más mínimo centavo.

Esto puede parecer justo, pero no es divertido. Pedir un reembolso de $50.03 en lugar de $50 era molesto antes y sigue siendo molesto, dice Farley. 

“No estamos usando hojas de cálculo de Excel”, dice. 

De hecho, un estudio publicado recientemente en el Journal of Experimental Psychology: General por investigadores de las escuelas de negocios para graduados de Harvard y de University of Virginia reveló que las personas que participan en intercambios P2P pequeños (por ejemplo, quienes piden un reembolso de $8.17 en comparación con quienes piden $8), no son tan queridas como las personas que redondean hacia arriba o hacia abajo. Incluso con los regalos en dinero, a los destinatarios no les gustan los intercambios mezquinos; digamos, dar $5.15 en lugar de $5, indican los investigadores. 

“Participar en pagos precisos hace que las relaciones se sientan más transaccionales, como tratar con un cajero bancario”, dice Tami Kim, profesora asistente de mercadotecnia en la Escuela de Negocios Darden de University of Virginia, una de las autoras del estudio.

Traducción: la gente prefiere cuando redondeas hacia arriba o hacia abajo. 

Invita y sé invitado

Una posible víctima de la cultura P2P es invitar a los demás. Ahora que es tan fácil pagar pequeñas sumas, ¿por qué no reembolsar a tu colega que te cubrió con algunos dólares por un café? O incluso pedir ese dinero de vuelta.

“Tengo esos amigos que me envían una solicitud de Venmo por los $3 que les debo”, dice Bernard. “Les facilita obtener lo que les pertenece porque pueden hacer la solicitud unas horas más tarde cuando están un poco más lejos”. 

El riesgo de este tipo de interacciones, dice Farley, es una pérdida de la comunicación que construye y fortalece las amistades. Si quieres devolverle el favor a alguien por haberte cubierto, hazlo pagando algo por ellos en otro momento, aconseja.

Prepárate para pagar

Los pagos P2P han brindado un gran beneficio a los compañeros de cenas de todo el mundo: exponen a los que se rehúsan a pagar. Ahora que todos en la mesa reciben un mensaje de texto con su parte de la factura, no puedes irte de pronto al baño de hombres y regresar para encontrar que alguien cubrió tu parte.

“Hay menos espacio para que las personas se escondan”, afirma Farley. “Si estás en una situación en la que no tienes dinero, no deberías participar”.

Por otro lado, solicita con anticipación la remuneración antes de que te olvides del evento en cuestión. 

“La gente se molesta al recibir una solicitud aleatoria que no esperaban”, dice Ashley Carman, una escritora de tecnología con sede en New York cuyo podcast, “¿Por qué presionaste ese botón?”, ha incluido un segmento sobre Venmo.

Haz tus transacciones privadas

Como Bernard descubrió, Venmo ha ganado popularidad y notoriedad por su característica única de hacer públicas las transacciones financieras de los usuarios de forma predeterminada.

Las transacciones públicas pueden ser vistas no solo por las personas que conoces, sino también por cualquiera que use la plataforma. Las cantidades monetarias no se revelan, pero el mundo puede ver a quién pagaste, cuándo pagaste y, a menudo, cuando agregas emoticones o palabras, lo que pagaste.

Para evitar que tus transacciones de Venmo sean examinadas por amigos, exparejas y extraños, haz que sean privadas, aconseja Farley.

“No muestres a quién invitas ni qué pagas por tu cita”, dice. “Y si lo estás haciendo para avergonzar a alguien, eso es aún peor. Deja que esto sea un asunto privado”.

Christina Tetreault, abogada sénior de Consumers Union, la división de defensa de Consumer Reports, va más allá: haz que todas las configuraciones de P2P sean lo más privadas posible para garantizar el menor intercambio de datos personales, indica.

Entre 5 servicios P2P móviles que Consumer Reports probó recientemente, solo Apple Pay ofrece esos ajustes de forma predeterminada, una de las principales razones que la coloca a la cabeza de nuestras calificaciones. Pero, señala Tetreault, con los otros servicios P2P que probamos, solo necesitas unos segundos para optar por una configuración más privada y segura. “Seguir estos pasos puede ayudarte a evitar dolores de cabeza y angustias”, indica.

No salgas de casa sin efectivo

Los pagos digitales pueden haber avanzado de forma impresionante en los Estados Unidos, pero aún no somos como Suecia, donde el 80% de las transacciones se realizan sin dinero en efectivo.

A Farley le preocupa que, sin efectivo, ciertas transacciones que conforman una sociedad educada no se producirán con tanta frecuencia.

“No querrás pagar con Venmo al empleado o el personal de limpieza del hotel”, dice. “Estamos lejos de ser una sociedad sin dinero en efectivo, así que no confíes tanto en el P2P como para terminar escatimando en propinas o que otra persona, que haya sido lo suficientemente responsable como para llevar dinero en efectivo, deba cubrirte”. 

Carman, la periodista tecnológica, dice que aún sigue funcionando la regla que sus padres le enseñaron: siempre tener a mano al menos $20 en efectivo para emergencias. 

Pero no es un hábito compartido por sus compañeros.

“Probablemente he perdido mucho dinero porque no uso Venmo”, agrega Carman. “Suelo decir: ‘devuélveme algo de dinero cuando lo tengas’. Pero ninguno de mis amigos lleva efectivo”.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.