La comunidad en desacuerdo de aprobar más licencias para la venta de alcohol en LA

La siguiente audiencia se llevará a cabo en enero de 2019
La comunidad en desacuerdo de aprobar más licencias para la venta de alcohol en LA
Miembros de LA-DAPA piden que se detenga una ordenanza que haría más facil la venta de alcohol en Los Ángeles. (Jacqueline García)
Foto: La Opinion

Para algunas comunidades de Los Ángeles, la venta de alcohol es preocupante.

Dicen que el alto número de negocios de este tipo da pie a que los jóvenes comiencen a tomar a temprana edad y es la causa de violencia doméstica, crimen y accidentes vehiculares en personas de todas las edades.

Por ello, miembros de la Alianza de Políticas de Alcohol y Drogas de Los Ángeles (LA-DAPA) pidieron —por medio de una carta y en una protesta— que el ayuntamiento de Los Ángeles considere seriamente la aprobación del uso de tierra para negocios que eventualmente pedirán licencias de venta de alcohol con la agencia estatal del Control de Bebidas de Alcohol (ABC).

Esta petición se da luego de que saliera a la luz que una ordenanza para facilitar la entrega de una licencia de alcohol a los restaurantes está avanzando. Esta se presentó a principios de año por el concejal del Distrito 2 Paul Krekorian.

La ordenanza pide, entre otras cosas, reducir el costo del uso de tierra de $13,000 a $3,000 y disminuir el proceso —que actualmente es de seis meses— a dos semanas. Además, de aprobarse, se eliminaría el comentario público en el proceso de aprobar licencias de alcohol en restaurantes.

“Nos enteramos en la audiencia de agosto que de una forma oculta, el concejal Krekorian quiere pasar una ordenanza para que el proceso de aprobar las licencias del alcohol sea más rápido en los restaurantes”, dijo este miércoles Brenda Villanueva, miembro de la coalición LA-DAPA, durante la manifestación que se llevó a cabo afuera del ayuntamiento antes de la presentación del Comité de Planeación.

“[El ayuntamiento] se quiere lavar las manos diciendo que solo aprueban el uso de tierra y que después el restaurante debe pedir la licencia de alcohol con la ABC, pero la ABC solo necesita ese permiso para dar la licencia”, recalcó Villanueva.

Agregó que en el Valle de San Fernando está siendo gravemente afectado por tantos negocios que venden alcohol sin importar si son áreas residenciales o cercanos a escuelas y parques.

“Dicen que solo es para restaurantes pero no hacen falta… Ya tenemos un alto número de bares y licorerías en nuestras áreas”, dijo
Villanueva.

Ernestina Santos y Daisy Gutiérrez, residentes del área de MacArthur Park, dijeron estar de acuerdo con dicha idea.

Ambas formaron parte de un grupo de madres que hicieron una investigación y encontraron un alto número de negocios que venden alcohol en sus vecindarios.

“Hay muchas licorerías cerca de las escuelas y los niños comienzan a tomar desde muy temprano”, dijo Santos. “No queremos más negocios que vendan alcohol”.

Por su parte Gutiérrez dijo que desafortunadamente en la comunidad inmigrante es más difícil detener el ciclo.

“Es la falta de educación a los padres y a veces se normaliza por la cultura pero todo esto trae malas consecuencias”, indicó.

Reglas más estrictas

En una carta enviada el 20 de noviembre al concejal Marqueece Harris-Dawson, presidente del comité de uso y supervisión de tierra (PLUM) , la coalición LA-DAPA pidió que sean cautelosos y consideren ciertas provisiones antes de aprobar licencias de alcohol para más negocios.

Algunas de estas incluyen; que no haya ‘happy hour’ ni especiales de bebidas, no vender jarras de cerveza y solamente anunciar las bebidas alcohólicas en el menú.

Adicionalmente pidieron que antes que se aprueben las licencias de alcohol en las comunidades se lleven a cabo foros públicos para incluir los comentarios de la comunidad.

Por su parte, miembros del comité de planeación dijeron en una audiencia abierta al público el miércoles que ellos si están poniendo restricciones. Estas incluyen que la ordenanza solo este dirigida a restaurantes familiares abiertos de 7am a 11pm., que no haya ningún tipo de ambiente como karaoke, DJ en vivo, música fuerte ni televisiones. Solo música de ambiente adentro y no se puede tener un ‘drive thru y el restaurante no puede ser solamente para comida para llevar.

Miembros de LA-DAPA dijeron que si esta ordenanza es aprobada permitirá que el dinero gane sobre la seguridad de las comunidades.

Actualmente hay más de 6.300 negocios que venden alcohol en la ciudad de Los Ángeles y 900 están en el proceso de ser aprobadas y el condado de Los Ángeles gasta alrededor de 10.8 mil millones anualmente para supervisar problemas relacionados con el alcohol.

Se espera que para el 31 de enero del 2019 se lleve a cabo la próxima audiencia para en el ayuntamiento de Los Ángeles.