Un niño con quemaduras en la cara solo quiere ser como los demás y le pide a Papá Noel una”cara nueva”

El pequeño de cinco años tiene previstas varias cirugías reconstructivas que esperan le otorguen un mejor aspecto

Un niño de cinco años que sufrió graves quemaduras en un incendio en una casa le escribió a Santa Claus pidiéndole una nueva cara para Navidad.

Bakhtiyer Sindrov sufrió heridas graves cuando la casa de su familia, en un pueblo de Uzbekistán, se quemó. Él era solo un bebé y sobrevivió, pero las secuelas fueron evidentes.

Esta Navidad le escribió una carta a Santa, pidiéndole que le diera una nueva cara para que pudiera ser como otros niños e ir a la escuela.

Leerla e imaginar el sufrimiento de este niño rompe el corazón.

Como no puede escribir, le dictó la carta a su padre. Esto es lo que el niño rogaba:

¡Hola Papá Noel!

Me quemé cuando era un niño pequeño. Perdí mi cara en el fuego y desde entonces tengo que esconderme de las personas porque me tienen miedo. Incluso yo me tengo miedo cuando me miro en el espejo. No tengo nariz, orejas ni pelo.

Mi mamá dice que no iré a la escuela.

Todo esto me duele mucho, pero no lloro. Mi mamá sí.

Papá Noel, dame una cara nueva, por favor. Prometo que nunca lloraré en mi vida. Solo quiero ser como otros niños ‘.

La carta es desgarradora, no queremos ni imaginar lo que sintió el padre al tener que escribirla mientras el pobre niños afectado le dictaba.

Bakhtiyer, fotografiado el año pasado a los cuatro años, no pudo ir a la escuela como otros niños de su edad como resultado de sus lesiones.

La carta fue enviada a ‘Ya ryadom’ (‘Yo estoy a tu lado’), una organización benéfica en la ciudad de Almaty.

En el último año, Bakhtiyer recibió tratamiento médico en la clínica MedIndia, en India, con la ayuda de la organización benéfica y familiares y amigos que han aportado dinero.

La cirugía reconstructiva le ha dado al niño nuevos labios, dientes y párpados. En julio de este año, los médicos insertaron implantes en el cuello del niño para estirar la piel.

A finales de este mes, su piel estirada se usará para reemplazar partes de su cara que fueron completamente “fundidas” en el fuego.

Bakhtiyer era un bebé que dormía en su cama junto a la chimenea cuando se produjo el incendio que causó las terribles lesiones.

Durante varios años no pudo abrir la boca y fue alimentado a través de un tubo, lo que hizo que sus dientes se pudrieran.

Olga Ryabeva, una amiga de la familia que ayuda a recaudar fondos para el tratamiento del niño en la India, contó a medios como Daily Mail lo que sucedió:

“Era muy pequeño cuando todo sucedió. Su cara, cabeza, cuello y hombros se quemaron. Básicamente se estaba derritiendo vivo”.

La cara del niño está tan desfigurada que sus padres lo cubren con una manta cuando salen con él a la calle.

Una situación difícil para un niño tan pequeño, que solo quiere ser normal.