Cómo cambiará la industria automovilística con el nuevo Tratado Trilateral de América del Norte (T-MEC)

El tema de los aranceles sigue sin aclararse, pero el porcentaje de autos fabricados en Norteamérica se elevó
Cómo cambiará la industria automovilística con el nuevo Tratado Trilateral de América del Norte (T-MEC)
Aún falta que los congresos de cada país aprueben el tratado
Foto: EFE

Después de largos meses de controversias, enfrentamientos políticos y negociaciones que parecían nunca terminar, Estados Unidos, México y Canadá firmaron un nuevo acuerdo revisado del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, ahora conocido como USMCA en inglés y T-MEC en español.

El esperado suceso de desarrollo en el marco de la Cumbre del G-20 en Buenos Aires (Argentina) donde los líderes de los tres países firmaron el acuerdo, el cual había estado vigente por más de una década y que el presidente norteamericano Donald Trump había prometido eliminar durante su campaña como candidato a la presidencia en el 2016 porque éste no era “justo” para su país.

Ahora solo falta que los congresos de cada país aprueben el tratado, y, mientras eso ocurre, los antiguos términos del TLCAN siguen vigentes.

Quedan muchos puntos por aclarar, por ejemplo, una de las áreas que pudiera traer mucha controversia y confusión en el sector de automóviles es la de los aranceles en acero, aluminio e importaciones, pues durante el transcurso del año el mandatario americano (Trump) ha impuesto aranceles a otros países, incluyendo Canadá, que incluyen un 25% en acero y un 10% en aluminio.

Por otra parte, después de enfurecer tras el anuncio de que General Motors cerrará unas fábricas en Norteamérica, Trump amenazó con imponer una tarifa del 25% a autos importados, incluyendo México. De hecho, recientemente informamos que el nuevo tratado (T-MEC) supuestamente incluye una cláusula que permite a Trump imponer los impuestos que él deseé a vehículos provenientes de México, pero esto no está aún confirmado.

Lo que sabemos es lo siguiente:

Según un reporte de  AutoBild, el antiguo tratado exigía que al menos 62.5% de la producción de un auto se llevara a cabo en uno de los tres países incluidos en el tratado. Ahora el porcentaje ha incrementado a 75%.

Sin embargo, EEUU también quiso añadir una regla que exigiera que entre 40 y 45% de la fabricación de un auto sea realizado por un trabajador que gane a menos $16 la hora.

¿Cómo afectará estas regulaciones a los tres países? Aún no se sabe con certeza, pero las regulaciones podrían beneficiar más a EEUU que a Canadá y México.