Muerte de gobernadora echa a pelear a AMLO y la oposición

Tras la disputa por la gubernatura entre Martha Erika Alonso y el morenista Miguel Barbisa

Muerte de gobernadora echa a pelear a AMLO y la oposición
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.
Foto: Agencia Reforma

MEXICO – El gobierno mexicano encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador y políticos de la oposición se enfrascaron en una guerra de reproches e insultos tras la muerte de la gobernadora del estado de Puebla, Martha Erika Alonso y su esposo, el ex mandatario de la entidad, Rafael Moreno, que apuntan a un crisis profunda de entendimiento político.

Desde los primeros minutos tras el accidente del pasado 24 de diciembre, las redes sociales sirvieron de salvoconducto para despertar suspicacias sobre las causas del desplome del helicóptero que había sido alquilado para transportar a la pareja del Partido Acción Nacional (PAN) y tres personas más desde la capital poblana a la Ciudad de México.

El PAN y Morena, el partido fundado por el presidente, habían mantenido por varios meses una pelea por la gubernatura en la que tuvieron que intervenir autoridades judiciales hasta que finalmente se dio la victoria a Martha Erika, quien tenía 10 días en el poder.

En los primeros minutos, el ex candidato morenista en Puebla, Miguel Barbosa, emitió en la red social Twitter un mensaje de condolencias, pero luego se enredó en una entrevista radiofónica en la que llamó “magnicidio” (asesinato de una persona en el poder) y aunque se desdijo inmediatamente, echó más leña a la hoguera.

“No debe ignorarse los tiempos que se viven y estas muertes dejan claro que la estabilidad del país está en la mira y no deben desecharse todas las hipótesis: la primera es que podría ser gente del mismo partido; una segunda es que sea gente del gobierno actual o la tercera, que es la más peligrosa: poderes a los que les interesa desestabilizar el país y aquí podría caber cualquier grupo”, advirtió Rubén Cortés, director ejecutivo del diario Contrarréplica.

López Obrador ha tenido que responder a la defensiva a los señalamientos por su “mala” respuesta política al no asistió al velorio (envió a la secretaria de Gobernación Olga Sánchez) y no utilizó protocolos de manejo de crisis. En respuesta, llamó “neofacistas” (totalitarios y nacionalistas) y “canallas” a sus críticos quienes, dijo, quieren “mancharlo”.

“El presidente debe garantizar condiciones de armonía y gobernabilidad no polarizar”, reprochó el líder del PAN Marko Cortés.

El secretario de Seguridad Pública federal, Alfonso Durazo, adelantó que, aunque las investigaciones continúan, podría tratarse de una “aparente falla” mecánica y, en las últimas horas, la Secretaría de Marina descartó la presencia de explosivos

Para el analista político Fernando D`Worak el reto, en adelante, es hacer transparente la investigación. “Se recomienda tener un centro de información abierto. No vimos una reacción clara del gobierno, sino hasta cuatro horas después de la tragedia”.

Otro asunto será elegir al próximo gobernador después de meses de desgaste electoral en Puebla. El congreso local deberá nombrar un gobernador interino y después, convocar a elecciones extraordinarias para elegir al gobernador sustituto que asumirá el cargo hasta el 2024.