¿Cómo la Dieta Cetogénica ayuda a reducir las convulsiones en los niños?

Esta dieta es recomendada bajo la supervisión de un nutricionista, especialmente para niños que sufren de epilepsia
¿Cómo la Dieta Cetogénica ayuda a reducir las convulsiones en los niños?
Foto: shutterstock

La dieta cetogénica es una dieta que sustituye los carbohidratos por las grasas para que el cuerpo fabrique más cetonas, las cuales se generan al momento en que el cuerpo quema la grasa para conseguir energía.

Esta dieta es recomendada por los especialistas en los casos graves de epilepsia, cuando esta no puede ser controlada por ningún tipo de tratamiento. Pero debido a lo delicada que es, la dieta es recomendada por el médico y este la va a supervisar para asegurarse de que la salud del niño no está en riesgo.

Cómo funciona la dieta cetogénica

Aunque esta dieta se usa desde los años 20 del siglo pasado para la epilepsia, los nutricionistas no saben a ciencia cierta cómo funciona. Y se ha demostrado que algunas crisis responden mejor que otras a esta la dieta.

En los niños que son lactantes, la leche en fórmula es la mejor vía para suministrar la dieta cetogénica. En el caso de los bebés con pocos días o meses de nacido, un cirujano insertará un tubito para que se pueda alimentar y seguir la dieta.

La duración de la dieta se determinará de acuerdo a cómo reaccione el niño. Por este motivo, es una dieta que debe estar bajo supervisión médica. Si el niño responde bien durante los primeros meses, el doctor recomendará los pasos a seguir, y si hay mejoría, la dieta puede durar hasta dos años, aunque hay quienes la realizan por un período mucho más largo.

Hay que tener cuidado al momento de finalizar la dieta, puesto que puede crear problemas en el niño. Por eso, el proceso es paulatino que puede durar varios meses para evitar una recaída epiléptica.

Cuáles son los riesgos

Aunque es un tratamiento seguro para la epilepsia en el caso de los niños, existen efectos secundarios que la dieta cetogénica puede llegar a producir, tales como:

  • Estreñimiento
  • Cálculo en los riñones
  • Colesterol alto
  • Disminución del ritmo cardíaco
  • Deshidratación
  • Debilidad en los huesos.

De ahí la importancia de la supervisión médica.

Cómo ayudar

Si tienes un hijo que sufra de epilepsia, debes tener en cuenta que esta dieta no es de efectos inmediatos, y sus resultados pueden llevar tiempo. Así que, para ayudar a tu hijo, es necesario que prestes atención a estas recomendaciones:

  • Mantén los alimentos que no pueda ingerir fuera de su alcance y de su vista.
  • Manténte en contacto continuo con el nutricionista o el doctor que esté tratando a tu hijo para evaluar su evolución y examinar su estado de salud.
  • Informa a toda la familia sobre la situación y sobre la dieta, en qué consiste, y por qué es necesario que el niño la haga.
  • Ayuda a tu hijo a seguirla.
  • Asiste a todos los controles médicos con tu hijo.

Realizar esta dieta puede ayudar a tu hijo a controlar la epilepsia, y depender menos de los medicamentos. Si prestas atención a estos consejos y a los del especialista, lograrás que tu hijo alcance un desarrollo natural y feliz, libre de epilepsias.