Balanitis o inflamación del glande: cómo detectarla y controlarla a tiempo

La inflamación del glande o balanitis debe identificarse y controlarse a tiempo
Balanitis o inflamación del glande: cómo detectarla y controlarla a tiempo
Foto: shutterstock

El glande al inflamarse, produce dolor y escozor. Por eso es importante visitar al especialista para un diagnóstico apropiado junto con el tratamiento apropiado. Pero antes de tomar esta decisión, ¿Qué es la balanitis? Conozcamos por qué se produce y qué podemos hacer.

¿Qué es la balanitis?

La inflamación del glande, que es la parte final del pene, es conocida como balanitis. Ahora bien, el glande es el fragmento final del cuerpo esponjoso y es la más pequeña de las columnas del tejido eréctil que se halla en el pene.

Si la inflamación también afecta el prepucio, entonces ya no sería balanitis sino balanopostitis.

La balanitis es una afección que afecta al hombre de forma regular. De hecho, las estadísticas indican que entre el 10 al 11% de los hombres ha padecido de esta afección en su edad adulta.

Esto afecta considerablemente la sexualidad del hombre. Pero también llega a afectar al 3% de los niños, por lo que es importante acudir al médico inmediatamente para su diagnóstico y respectivo tratamiento.

Shutterstock

Síntomas y cómo detectarla a tiempo

La balanitis se puede producir por diversas causas, entre ellas una mala higiene, o como síntomas que pueden derivar en un cáncer.

Por lo general se trata de un proceso que evoluciona de manera favorable si se trata a tiempo. En otros casos se requerirá de cirugía si el proceso es peligroso.

Los síntomas son:

  • Enrojecimiento del glande y del prepucio.
  • Ampollas, erosiones y machas blancas o grises.
  • También se produce dolor en la zona afectada y escozor.
  • En ocasiones, y dependiendo del tipo de balanitis se producen secreciones con mal olor.

Por eso, al presentar los síntomas es necesario acudir a un urólogo para su diagnóstico apropiado y el tratamiento respectivo. De esta manera, si se detecta como un síntoma de cáncer, al detectarlo a tiempo se puede tratar incluso de manera quirúrgica para evitar males mayores.

Ahora bien, si los síntomas son producidos por un contagio por vía sexual, es mejor suspender toda actividad sexual y someterse al tratamiento sugerido.

Tratar la balanitis a tiempo mejora la salud, evita  infecciones; y las personas sexualmente activas, podrán disfrutar si lo hacen de manera responsable.