Qué es la megatormenta ARK que podría causar más daños que un terremoto en California

De presentarse la megatormenta Ark sería de proporciones devastadoras para el estado dorado
Qué es la megatormenta ARK que podría causar más daños que un terremoto en California
Imágenes satelitales de la tormenta que impactó al sur de California el 21 de febrero del 2019.
Foto: NWS/Twitter

La fuerte variación del clima en California que ha traído el invierno más húmedo de los últimos años al estado que hasta hace poco se encontraba en alerta por sequía, ha traído a colación un término usado científicamente: tormenta ARK. Una megatormenta que podría dejar a California bajo las aguas y producir daños mayores que los provocados por un terremoto.

Este fenómeno, también conocido como Río Atmosférico, fue anunciado en las últimas semanas por el Servicio Meteorológico Nacional como un sistema de tormentas que traería consigo fuertes vientos, lluvias severas, e inundaciones repentinas. El nombre Ark se deriva del acrónimo Atmospheric River 1.000 por sus siglas en inglés.

Los ríos atmosféricos 1.000 son escenarios hipotéticos pero científicamente posibles. En un estudio publicado por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) los Ríos Atmosféricos se describen como regiones extendidas y angostas de vapor de agua fuera de los trópicos que se concentran en la atmósfera, las cuales suelen presentarse en zonas más cálidas. “Estas columnas de vapor se mueven con el clima, transportando una cantidad de vapor de agua aproximadamente equivalente al flujo promedio de agua en la desembocadura del río Mississippi” según un artículo publicado por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. Al llegar a California estos Ríos Atmosféricos se convierten en lluvia o nieve, descargando grandes cantidades de agua en todo el territorio del estado.

Las precipitaciones de dichos ríos atmosféricos podrían producir lluvias severas e inundaciones repentinas, así como desbordamiento de ríos, diques y lagos, colapsando la infraestructura existente ya que ésta no soportaría las enormes cantidades de agua.

Según un documento publicado por el USGS si la tormenta Ark se presentara “golpearía la costa oeste de Estados Unidos, y sería similar a las intensas tormentas invernales de California de 1861 y 1862 que dejaron el valle central de California impasible. Se estima que la tormenta podría producir precipitaciones que en muchos lugares excederían niveles que sólo se experimentan en promedio una vez cada 500 a 1.000 años”.

En la misma publicación se estima que la megatormenta Ark podría durar semanas y afectaría a 1.5 millones de personas por evacuaciones causadas por las inundaciones. Los costos provocados por dicha tormenta podrían sobrepasar los 725.000 millones de dólares.

Sin embargo, la apocalíptica tormenta aún no ha sido declarada oficialmente, y las predicciones por lo pronto siguen siendo hipotéticas.