Cuáles son las emociones que puedes sentir estando a dieta y cómo lograr que no controlen tu vida

Controlar las emociones es parte fundamental para habituarse al nuevo régimen alimenticio

Cuáles son las emociones que puedes sentir estando a dieta y cómo lograr que no controlen tu vida
Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

Cuando decides empezar una dieta, ya sea para bajar de peso o  mejorar tu salud, no solo tienes que lidiar con la comida que puedes o no comer, si no que también tienes que sobrellevar todos esos estados de ánimos que te pueden afectar durante el proceso.Las personas que están en este proceso, experimentan cambios emocionales y psicológicos, así como toda clase sentimientos que en algunos casos puedes llegar hasta la depresión.

Pero no te asustes,  aquí conocerás seis emociones que puedes sentir y cómo contrarrestarlas:

1. Euforia

Cuando estás con esa sensación de optimismo y bienestar, debes aprovecharla para que tengas la mejor disposición en cumplir tu dieta. Pero de poco a poco, debes ser firme,  mas no extremista.

Con eso me refiero a que no estés contando la cantidad de calorías, pases hambre, o por querer bajar de peso rápido,  acudas a prácticas o medicamentos poco saludables  que puedan afectar tu organismo.

2. Hambre o ansiedad

Cuando te apuntas a hacer dieta, es normal que pases por un proceso de abstinencia al querer comer alimentos que te generen adicción. Lo mejor que puedes hacer cuando tengas ansiedad o hambre es ingerir alimentos sanos como frutas, semillas o barras de cereal.

3. Desesperación

No pierdas el animo, si pierdes poco peso cada semana, debes tener paciencia. Recuerda que tu organismo se está adaptando a esta nueva forma de comer saludable.

Además, esos kilos que tienes de más, también tardaron en llegar.

4. Mal humor

Puedes mostrar irritabilidad, melancolía y hasta estados depresivos (si eres propenso a ello), debido a lo restrictiva que es la dieta que te recomiende tu nutricionista, o también por frustración de no puedes comer eso que tanto te gusta

También puedes comer salmón, pescado o mariscos, ya que contienen Omega 3, alimentos dulces naturales como frutas o carbohidratos complejos, lo que  ayudará a estabilizar tu ánimo.

Getty Images

5. Culpa

No te sientas mal si rompiste la dieta para comer un dulce que tanto te gusta o deseabas. Pero lo que si no debes hacer, es repetirlo todo el tiempo, ya que de esa manera no vas a adelgazar y romperás con tu nueva alimentación equilibrada y sana.

6. Alegría

Por fin llegaste a ese sentimiento de orgullo por haber llegado al peso que tanto querías. Pero esto no significa que dejaras tus nuevos hábitos de comida para empezar a comer como antes.

Toma este nueva manera de comer no como una dieta, sino como una manera más sana y placentera de disfrutar de la comida sin riesgos de afectar tu talla ni tu salud.