Por qué es tan importante quererse a sí mismo

La falta de amor propio es una de las características de los trastornos ansioso depresivosr

Por qué es tan importante quererse a sí mismo
HolaDoctor
Foto: Shutterstock
Regreso a Clases

Amarse a sí mismo es un desafío y, a veces, se siente imposible, pero es importante conseguir quererse  para poder mantener relaciones emocionales satisfactorias.

Lo tienes que hacer porque mereces tu propio amor, mereces el amor que sí das a los demás, según afirman los expertos psicólogos desde páginas como psicologíaymente.com

En realidad, aunque muchas personas piensen lo contrario, no hay nada malo en demostrar que uno se valora, se respeta y se quiere. Porque lo contrario conlleva un riesgo importante, querer a otros sin antes haber hecho lo propio con uno mismo es peligroso.

Una buena relación de armonía, de conocimiento y de plenitud nos ayudará a construir relaciones estables con los demás. No solo con una pareja, sino también con todos aquellos que nos rodean en nuestro día a día.

Seguro que has oído alguna vez en el pasado que no puedes querer a nadie si no te quieres a ti primero.  Aprende a estar a solas, a sentirte completo sin la necesidad constante de tener a alguien al lado. Eso puede hacer que acabes acercándote a personas tóxicas que no ayudarán a que crezcas, tampoco sumarán a tu dañada autoestima ni colaborarán en el proceso de sanarla.

Lo ideal es establece lazos afectivos sanos, partiendo de interacciones sociales que te ayuden a superar tus malos momentos. Pero también, igual de importante, es saber estar solo en esos momentos de insatisfacción emocional. Hay que saber estar en soledad. Conocernos y saber cuáles son nuestros gustos, nuestros deseos, nuestros defectos o nuestros fallos nos hace más reales y también más fuertes.

Si aprendemos a estar solos podremos tomar la decisión de establecer una relación sentimental, porque nos aporta y nos hace crecer; nunca será una necesidad, porque el amor ya estará dentro de cada uno.

La clave es en saber que estar solo no es lo mismo que sentirse solo.  El sentimiento de sentirse solo puede adquirir una connotación negativa que no se busca cuando queremos aprender a “estar solos”.

Sentirse solos es aislamiento y es soledad. Estar solos, por el contrario, es una decisión de cada uno y entraña una continua búsqueda dentro de cada uno, pero no va acompañada de aislamiento ni dolor.

El amor propio es un desafío, pero vale la pena luchar por él.

Los demás no deben completarte, pero debes permitir que te acepten tal y como eres. Esto solo lo conseguirás si tú también te quieres y te aceptas. Lo ideal es trabajar para sentirse un ser pleno y completo, a solas sin la necesidad de alguien a tu lado constantemente.

Tu historia es tuya, los demás te brindan la oportunidad de sumar, de darte cuenta de cómo puedes cubrir las necesidades que te faltan. Conócete a ti mismo y deja que te conozcan, que te quieran como te mereces, empezando por ti mismo.