Joven latino acusado de matar a tiros a cuatro personas podría ser condenado a pena de muerte

Todas las víctimas de José Larin García eran amigos o conocidos, según informa un diario local

Joven latino acusado de matar a tiros a cuatro personas podría ser condenado a pena de muerte
El sospechoso escapó del hospital donde había sido interrogado y se afeitó la cabeza.
Foto: Departamento de policía de Palm Spring

José Larin García, un joven de 19 años de Cathedral City, California podría ser condenado a pena de muerte tras el supuesto asesinato a tiros de otros cuatro jóvenes en las calles de Palm Spring, California. Según la Fiscalía del Condado de Riverside, el acusado permanece bajo prisión preventiva sin fianza hasta que, el próximo 14 de marzo, se dicte sentencia. 

Los cuatro homicidios de los que se le acusa ocurrieron la noche del pasado 3 de febrero cerca de la intersección de las carreteras Sunny Dunes y El Placer, en Palm Spring. La policía acudió al lugar avisada de un choque pero, dentro del carro, encontró a tres jóvenes muertos por un disparo en la cabeza. La cuarta víctima se encontraba a media milla de distancia y el presunto homicida escondido unas cuadras más allá.

Según la reconstrucción de los hechos de las autoridades policiales, el acusado se encontraba en el asiento trasero del Toyota Corolla que encontraron estrellado cuando -sobre las 11.30 pm – le pegó un tiro a Carlos Campos Rivera, un joven de 25 años que estaba parado fuera del vehículo. En ese momento, el conductor del vehículo aceleró y Larin García disparó tanto al chófer como a los otros dos pasajeros. Antes de que el coche se estrellara, José saltó a la carretera.

Las tres personas que iban en el coche eran Jacob Montgomery de 19, Duarte Raya de 18 y Juliana García de 17. Tanto ellos como Campos Rivera eran amigos o conocidos de su presunto asesino, según la información publicada por un diario local.  

https://twitter.com/journoshane/status/1100201348354564096

Cuando la policía encontró aquella noche a José Larin García escondido tras una camioneta, lo trasladaron a un hospital para que lo curaran de las heridas derivadas del salto del coche. Sin embargo, tras ser interrogado en el propio hospital, el sospechoso escapó a casa de un amigo.

De acuerdo con el detective de policía de Palm Spring, Steve Grissom, este amigo le consiguió ropa y un billete de bus con un nombre falso. Fue en la estación de autobús de Greyhound, en Indio donde la policía arrestó al presunto asesino, que se había rapado la cabeza para cambiar su imagen.

Además de sus cuatro cargos por asesinato, Larin García está acusado por “permanecer al acecho” (lying in wait), al planear atacar y herir de muerte a sus víctimas por sorpresa. Según la ley californiana, este agravante puede puede suponer la aplicación penas criminales más duras que, en este caso, podrían condenar a José Larin García a la pena de muerte