Las figuras que necesita un eventual proyecto de refundación del Real Madrid

Abrir la cartera es impostergable, como también es resolver los asuntos pendientes de una plantilla que se sostiene a duras penas
Las figuras que necesita un eventual proyecto de refundación del Real Madrid
Kylian Mbappe es junto con Neymar la máxima figura del París Saint Germain y es ambicionado por el Real Madrid.
Foto: IAN LANGSDON / EFE

Es bien sabido que parte de las acciones que requiere implementar el Real Madrid para poder refundarse luego de esta crisis que ya se cuenta entre las peores de su historia es fichar, realizar contrataciones que busquen conformar una vez más el ‘trabuco’ al que tienen acostumbrada a su afición y a La Liga española, un equipo acorde al grosor de su cartera y del tamaño del prestigio del que es considerado por muchos como el mejor club del planeta.

Luego de la salida, inesperada pero previsible de Cristiano Ronaldo, la ‘Casa Blanca’ se quedó sin un ‘matador’ del área, un definidor de esos que hacen historia y ninguno de los que quedaron ha podido llenar el hueco que dejó el portugués. Ni el efectista Karim Benzema, ni el taciturno Gareth Bale, ni mucho menos los ‘verdes’ Vinicius Junior o Mariano Díaz e incluso Lucas Vázquez han tenido el tamaño, ni el peso específico para hacer olvidar la ausencia del delantero centro histórico de la entidad merengue.

Cristiano Ronaldo está imparable con la Juventus.

Es entonces que la pregunta del millón sigue en el aire ¿Quién sí? Nombres van y nombres vienen, algunos asequibles y talentosos pero sin mucha posibilidad de hacer historia en el Bernabéu como el argentino Paulo Dybala (100 millones de euros), otros realmente improbables como el brasileño Neymar, quien tiene como complicaciones principales su alto costo (180 millones de euros) y su pasado ‘culé’.

El belga Eden Hazard, jugador del Chelsea.

El francés Kylian Mbappé (200 millones de euros), el belga Eden Hazard (150 millones de euros) y el inglés Harry Kane (150 millones de euros) son otros de los nombres que se barajan para ocupar el ansiado puesto abandonado por Cristiano, pero el alto valor que ostentan sus cartas representa un gran tribulación para el club, cuyas finanzas -aunque sanas- están muy lastimadas luego de las indemnizaciones a técnicos y ahora por la pérdida de los premios monetarios que implican ganar la Copa del Rey, la Champions y La Liga.

El inglés Harry Kane juega para el Tottenham Hotspur.

Y eso es sólo un somero análisis de su línea definitoria y las posibilidades para llenarla, porque si nos echamos de la media cancha para atrás, también hay problemas. Allí Isco Alarcón está muy a disgusto, a Luka Modric y Sergio Ramos les queda un año de contrato, Marcelo está a punto de cerrar su ciclo y Varane y Carvajal no son referentes en la última línea, además Keylor Navas no puede seguir perdiendo sus mejores años como portero a la sombra de Thibaut Courtois.

El croata Luka Modric y el galés Gareth Bale.

Esto será otro de los enormes pendientes que tiene que resolver quien llegue al banquillo merengue, no como emergente, sino para encabezar el proyecto máximo, el de la urgente, necesaria e impostergable refundación de un club que no pretende ni se puede permitir más que la grandeza y que hoy yace vapuleado observando el reflejo de su fracaso en el charco que sus lágrimas han comenzado a llenar.