“Mi sueño es hacerme ciudadano de Estados Unidos”

Se abre una nueva oportunidad de alcanzar un acuerdo bipartista que traiga alivio a millones

“Mi sueño es hacerme ciudadano de Estados Unidos”
Los asistentes pidieron una regularización a sus casos. / foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

A Bryan, un estudiante indocumentado de secundaria en Los Ángeles, a quien su madre trajo a los seis meses de nacido al país, se le ha abierto una luz de esperanza para arreglar su estatus migratorio al presentarse en el Congreso, un proyecto de ley para dar residencia permanente a jóvenes indocumentados que vinieron en la infancia (DACA), inmigrantes protegidos por el Estatus de Protección Temporal (TPS), y la Salida Obligada Diferida (DED).

“Siempre he vivido con miedo. No alcancé a inscribirme en DACA porque no sabía cómo hacerlo, pero mi sueño es hacerme ciudadano de Estados Unidos”, dice Bryan de 17 años.

Este inmigrante de Oaxaca, México junto con más de dos millones de beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y del Estatus de Protección Temporal podrían obtener la residencia si se aprueba el Acta de la Promesa y los Sueños (Dream and Promise Act), HR 6, presentada hoy en Washington D.C. por tres demócratas

La directora de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes (CHIRLA), Angélica Salas dijo que cuando el presidente Trump puso fin al DACA y al TPS, cientos de miles de familias fueron tiradas a la borda y la promesa hecha por Estados Unidos de protegerlos de la deportación, se rompió.

“El acta de los Sueños y Promesa abre una ventana de oportunidad para los inmigrantes que han estado contribuyendo con nuestra nación por casi dos décadas y que merecen vivir sin miedo”, afirmó.

El proyecto de ley HR 6 es una de las diez prioridades legislativas del Congreso. “Apreciamos el compromiso y la tenacidad de las congresistas Lucille Roybal-Allard, Nydia Velázquez e Yvette Clarke para mantener vivo el sueño de millones de inmigrantes cuyo destino está entrelazado con el resto de la nación”, señaló Salas.

La Cámara de Representantes tiene que aprobar este proyecto de ley inteligente y humano, y el Senado debe apoyarlo, recalcó.

La congresista demócrata de California Lucille Roybal-Allard junto a las congresistas de Nueva York, Nydia Velázquez e Yvette Clarke unieron fuerzas para juntas presentar el proyecto de ley HR 6.  De manera separada, habían luchado por el DACA y el TPS.

En el Ayuntamiento de Los Ángeles, durante una manifestación a favor del ambicioso proyecto de ley, Jocelyn Ruiz, una estudiante de historia y estudios chicanos en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) quien obtuvo el DACA en 2017, una semana antes de que Donald Trump prestara juramento como presidente, no podía estar más feliz.

 “Es un primer paso para los 800,000 dreamers protegidos con el DACA, pero también para los que tienen el TPS”, expresó. Sin embargo, mencionó que no es suficiente. “Necesitamos apoyo bipartidista de todos los representantes del Congreso, y mantenernos organizados y en la lucha”, señaló.

Una coalición de organizaciones pro inmigrantes lanzaron una campaña de apoyo a la medida HR 6 en las escalinatas del edificio municipal de Los Ángeles, el mismo día que fue presentada por las congresistas en D.C.

Verónica Lagunas, beneficiaria del TPS se alegró de unir fuerzas con los dreamers para presionar porque el nuevo proyecto de ley sea aprobado.

“Entre más somos, podemos lograr más cosas”, exclamó emocionada.

En diciembre pasado, Verónica fue de vacaciones a El Salvador con sus dos hijos de 15 y 19 años.

“Tenía 19 años que no iba a mi país. Fue una emoción muy fuerte y una alegría muy grande regresar”, sostuvo.

Pero al mismo tiempo el viaje a su país de origen, le sirvió para constatar la inseguridad que allá se vive.

Es un constante pensar que en cualquier momento les puede pasar algo a los hijos. Las Maras andan vestidos de civiles, vigilándonos”, dijo.

Su hijo mayor de 15 años tiene la edad perfecta para ser reclutado por las pandillas de Las Maras.

“Yo quería ir a muchos lados en El Salvador, pero todos me decían, no puedes ir”, relató.

A su regreso a los Estados Unidos, su hijo nacido en los Estados Unidos, le dijo que El Salvador es un país muy bello, pero muy inseguro.

“Me di cuenta que no es un país para mi hijos,  y que tengo que seguir luchando por quedarme aquí y obtener la residencia”, subrayó Verónica.

Mariana Magaña de CHIRLA, dijo que de hacerse ley la HR va a beneficiar con una solución permanente a muchachos que como Brian no pudieron obtener el DACA, pero también a los DACA, TPS y DED (personas de países de África).

“Primero tiene que pasar en la Cámara de Representantes, y estamos esperanzados de que sea aprobada porque más de dos millones de personas se beneficiarían”, precisó.

Los beneficiados con TPS, DED y el DACA tienen que renovar cada dos años sus permisos de trabajo. Cuando la administración de Trump terminó estos programas sin advertencia alguna en 2017, cientos de miles de familias quedaron en el limbo.