Desmantelan en Texas red de narcotráfico relacionada con el cartel del Golfo

La red traficaba con más de 100 kilogramos de droga al mes, que introducía de México a Houston (Texas)
Desmantelan en Texas red de narcotráfico relacionada con el cartel del Golfo
Desde Monterrey (México) se coordinaba la transacción y desde Houston se distribuía a todo el país.
Foto: DEA Houston

Una red de narcotráfico asociada al cartel mexicano del Golfo fue desmantelada el miércoles de la semana pasada en el operativo Wrecking Ballde la Administración para el Control de Drogas (DEA), que implicó a unos 300 agentes. La organización traficaba al mes con unos 100 kilogramos de drogra. Ingresaban cocaína y heroína desde México y Colombia hasta la ciudad texana de Houston. Una vez en suelo estadounidense, el cargamento se repartía a ciudades de todo el país.

Según Will Glaspy, agente especial de la DEA, la operación se desarrolló durante 31 meses y culminó este miércoles 20 de marzo con la detención de 43 personas. 9 de ellas escaparon posteriormente. No dieron con el responsable de la red. Según Ryan K. Patrick, fiscal federal en Houston del Departamento de Justicia, el mexicano Carlos Alberto Guajardo (alias “Viejón” o “El Chato”) escapó a México. Estados Unidos ha solicitado la extradición del que se supone que es el vínculo directo con el cartel del Golfo. Guajardo tiene diez órdenes de arresto en este lado de la frontera por tráfico de drogas, conspiración criminal, lavado de dinero y otros delitos.

La acusación formal revela que “Viejón”, de 48 años, controlaba la actividad desde la ciudad mexicana de Monterrey. Su equipo recibía el cargamento en Estados Unidos y lo distribuía a siete células del sur del estado de Texas. Todas estas cédulas pertenecían al propio cartel del Golfo y eran lideradas por personas de origen dominicano. Desde ellas, una parte pequeña se vendía a minoristas y el resto se trasladaba en camiones a Atlanta (Georgia), Buffalo y Manhattan (Nueva York), Miami (Florida), New Orleans (Louisiana), Norfolk (Virginia) y Boston (Massachussets).

Los detenidos participaron presuntamente en estas transacciones de cocaína y heroína entre el 1 de febrero de 2016 y el 19 de abril de 2018. Algunos, además, lavaron dinero o lo enviaron fuera de Estados Unidos para evitar ser descubiertos. 

Con el fin de la operación Wrecking Ball la policía incautó 124 kilos de cocaína, tres de heroína, 40 vehículos, 12 armas de fuego y decomisó 4,698,000 dólares en efectivo.