Kim y Kanye le han echado el ojo a una mansión en el desierto

¿Un nuevo nido de amor para la pareja?
Kim y Kanye le han echado el ojo a una mansión en el desierto
Kim Kardashian y Kanye West
Foto: Getty Images

Ahora que las aparentemente interminables reformas de la mansión de Hidden Hills que adquirieron en 2014 por fin han llegado a su fin, como acaba de mostrar la estrella televisiva en la última entrevista que ha grabado para Vogue en el interior de su hogar familiar, Kim Kardashian y Kanye West se están planteando volver a invertir en el mercado inmobiliario, pero en esta ocasión en busca de una segunda casa vacacional.

En esta ocasión la propiedad que ha conseguido llamar su atención se encuentra en una exclusiva urbanización de Palm Springs consagrada al golf, en medio del desierto californiano y a poco más de dos horas al sureste de Los Ángeles. Se trata de una mansión valorada en siete millones y medio de dólares que cuenta con siete habitaciones y más de ochocientos metros cuadrados de superficie. Además, incluye la ventaja de estar casi al lado de una de las viviendas de Kris Jenner, la madre de Kim, lo que supondría una ventaja si el matrimonio necesita ayuda en alguna ocasión para lidiar con su numerosa prole, que en breve se ampliará con la llegada al mundo de su cuarto retoño, el segundo nacido mediante un método de gestación subrogada.

En esta ocasión el rapero y su famosa esposa se han asegurado de buscar una casa que les ofrezca toda la privacidad que no encontraron en el impresionante ático de Miami por el que se interesaron el año pasado y cuya compra cancelaron en el último momento tras darse cuenta de que jamás podrían disfrutar de la tranquilidad que estaban buscando en un edificio situado en una zona tan pública.