Matan a su esposo, la torturan y la violan para obligarla a declarar que es de “Los Zetas”

Su padre exige su liberación y denuncia que la familia ha recibido amenaza de autoridades de Torreón, Coahuila

Matan a su esposo, la torturan y la violan para obligarla a declarar que es de “Los Zetas”
Foto: amnesty.org

MEXICO – La vida de Mónica Menchaca dio un giro en febrero del 2013 cuando junto a su esposo y hermano fue detenida por policías en un retén en Coahuila, y tras torturarlos y violarla, la obligaron a firmar una confesión admitiendo que era integrante del grupo criminal de “Los Zetas”.

“Un conocido nos dijo que una patrulla se los había llevado a los tres. Fuimos a la Dirección de Seguridad a preguntar, pero nadie nos proporcionó información, nos decían que ellos no habían sido detenidos. Después nos enteramos que serían trasladados a la Ciudad de México”, declaró Rogelio Menchaca,  el padre de Mónica.

De acuerdo a sus declaraciones, tras la detención, los policías lo llevaron a las instalaciones de Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), donde comenzaron a golpearlos, trataron de asfixiarlos con bolsas de plástico y fueron sometidos a descargas eléctricas en su genitales, declaró el padre de Mónica al diario mexicano El Universal.

Mónica, que tenía 26 años al momento de la detención, fue amenazada con descuartizarla si no firmaba la confesión que le presentaron los policías.

Además le mostraron fotografías de sus hijas y su madre, amenzándola que si no firmaba que era de Los Zetas , las matarían. Así que no le quedó más remedio a la mujer.

“El Ministerio Público de la Ciudad de México le enseñó a Mónica fotos de sus hijos y de su madre. La amenazaron con matar a todos si no confesaba que era miembro de Los Zetas, por ese motivo actualmente está encerrada”, dijo Rogelio Menchaca.

El esposo de Mónica también fue violado y murió horas después debido a las lesiones sufridas.

El padre de los detenidos dijo que desde el 2014 la Comisión Nacional de Derechos Humanos determinó que las confesiones fueron obtenidas bajo tortura, pero hasta el momento no se han fincado cargos contra los hermanos Menchaca, por lo que siguen en prisión.

 

 Rogelio Menchaca denunció que ha recibido amenazas por parte de la Dirección de Seguridad Pública de Torreón para que dejen “el asunto en paz”.

Asegura que vivir en Torreón se ha vuelto un infierno para la familia.