Engaño: Consumer Reports alerta sobre el riesgo de comprar un auto “usado” que en realidad fue retirado del mercado por defectuoso

Antes de comprar un auto usado, verifica que no tenga una bolsa de aire Takata
Engaño: Consumer Reports alerta sobre el riesgo de comprar un auto “usado” que en realidad fue retirado del mercado por defectuoso
El error le costó la vida a un hispano
Foto: AP Photo/Paul Sakuma

Los latinos se encuentran en el grupo de compradores que más autos usados compran,  y ellos son los que sufren más de engaños por parte de vendedores sin ética.

Previamente te habíamos alertado acerca de una práctica nueva conocida como curbstoning (bordillo), la cual ocurre cuando un concesionario (dealership) vende un auto a un comprador como si fuera una transacción entre personas privadas, es decir, el concesionario se hace pasar por un vendedor común para evadir varias regulaciones legales.

Sin embargo, el ingenio de los concesionarios de autos usados nos sigue impresionando y ahora se ha descubierto una nueva práctica de venta que implica vender un auto defectuoso como si fuera un auto usado normal, según la organización que defiende los intereses del consumidor Consumer Reports.

En su reporte, CP expone el caso de un comprador de “auto usado” que falleció después de que la bolsa de aire su recién adquirido Honda Civic del 2002 fallara en un accidente inesperado.

El auto de Armando Vargas-Ortega, residente de Phoenix, tenía una de las bolsas defectuosas de la marca Takata, que debió de haber sido arreglada o sustituida hace ya varios años.

Los retiros de autos con bolsas de aire de esta marca han ocurrido por varios años, sin embargo, muchos compradores desconocen si un vehículo ya ha sido reparado o no. Él error le costó la vida a Veas-Ortega, quien es la víctima número 16 en Estados Unidos y la número 24 en todo el mundo a causa de estas bolsas de aire.

“Esta muerte más reciente destaca no solo la tragedia en curso de un diseño defectuoso que puede impulsar la metralla mortal hacia los conductores y pasajeros, sino también dos riesgos comunes pero poco apreciados que enfrentan los conductores y compradores de automóviles de la nación”, explica CP.

“La primera es que los sistemas implementados para identificar y reparar los vehículos peligrosos tienen fallas. La muerte de Vargas-Ortega ocurrió debido a un defecto de seguridad que Honda había emitido un retiro del mercado en años anteriores. Hoy en día, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras estima que el inflador inseguro permanece sin reparar en casi 23 millones de vehículos.”, agrega.

Hasta ahora, el defectuoso artefacto ha sido vinculado con al menos 30 millones de autos.

Cómo evitar comprar un auto con una bolsa de aire defectuosa

Las marcas de autos involucradas con estas bolsas tienen la obligación de contactar a los dueños directamente, pero cuando un auto pasa a manos de otro dueño ese contacto se pierde.

Aún así, tú puedes verificar si un auto está sujeto para un retiro en la página oficial de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA).

“Decenas de millones de vehículos con bolsas de aire Takata están bajo retiro. La exposición prolongada a altas temperaturas y humedad puede hacer que estas bolsas de aire exploten cuando se despliegan. Tales explosiones han causado lesiones y muertes. NHTSA instantaneas a los propietarios de vehículos a tomar algunos pasos simples para protegerse y proteger a los demás de esta grave amenaza para la seguridad”, explica la Administración.

Te puede interesar: